Primero se dio a conocer en los teléfonos móviles, luego en los televisores y las videoconsolas y por último han llegado a los coches.En la actualidad, aunque todavía sigue siendo algo novedosos para la mayoría, muchos coches nuevos cuentan con un sistema de control por voz que facilita las acciones que desea ejecutar el conductor, como cambiar una canción, viajar a un destino, llamar a alguien…

Sin embargo, tanto en los coches como en los dispositivos que acabamos de mencionar en menor medida, este mecanismo de control por voz en ocasiones suele fallar.

Cuando esto sucede, el conductor tiene que repetir la frase o la orden hasta que el sistema lo reconoce, lo aplica u ofrece una respuesta correcta. Además, el sistema responde a acciones, frases o mecanismos concretos… sin ser realmente una conversación interactiva. Hasta ahora

Eye Free

En un futuro bastante cercano, si seguimos a este ritmo de avances, los coches contarán con interfaces de voz que permitirán mantener una conversación más fluida entre el coche y el conductor.

El siguiente paso será asemejar y superar el mecanismo que existe en el iPhone con el sistema Siri, por ejemplo, pero con una mayor interactividad que facilite la conducción y reduzca la distracción del conductor.

Los fabricantes están desarrollando y poco a poco implementando esta tecnología en sus coches. Desde hace unos años algunos Honda y Acura ya equipan el control de voz de Apple Siri en sus coches, para los usuarios de la compañía californiana.

Gracias a nuevas técnicas y nuevos datos, el reconocimiento de voz ha mejorado mucho lo que ha hecho crear una nueva industria tecnológica para el equipamiento de los coches. Empresas dedicadas a esta tecnología como la estadounidense Nuance ya trabajan con Ford, Chrysler o Hyundai.

Una de las características del control por voz que las empresas como Nuance pretenden mejorar es la comprensión del lenguaje más complejo. Los sistemas del futuro serán auténticos asistentes personales que se adaptarán a sus conductores y ofrecerán la mejor respuesta.

Panel central

Serán capaces de responder a temas que van más allá del ámbito automovilístico, por ejemplo, si un conductor se encuentra por la ciudad y pregunta por el mejor restaurante de la zona y su comparación con el resto, el asistente personal responderá y guardará estas solicitudes por si en un futuro el conductor vuelve a preguntar o necesitar algo parecido.

Este tipo de tecnología equipada en los coches ha nacido para servir y responder a las necesidades del conductor pero otro de los objetivos de estos sistemas de interfaces es reducir la distracción del conductor y así evitar el mayor número de accidentes.

En el caso de EE. UU., 1 de cada 5 accidentes están relacionados con algún tipo de distracción del conductor enviar un mensaje desde el móvil, hacer uso del GPS, cambiar la emisora de la radio etc.

IOS 7

Algunos fabricantes ya mencionan que se encuentran en proceso de desarrollo de este sistema, a un ritmo que supera a los sistemas similares de los teléfonos móviles.

Algunos investigadores no están a favor de este tipo de tecnología. Según sus estudios, este tipo de interfaces complejas o asistentes personales pueden distraer mucho más y puede suponer un problema de reconocimiento ante comandos ambiguos.

¿Hasta qué punto nos ayudarán o nos perjudicarán este tipo de interfaces del futuro? ¿Terminaremos haciéndonos amigos o enamorándonos del asistente personal de nuestro coche como Theodore en la película Her?

Fuente: MIT

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta