Siempre se habla de Estados Unidos como un país que hace todo a lo grande, pero en cuanto a puentes se refiere, los chinos ganan por goleada. Es cierto que en España tenemos ingenieros increíbles, capaces de desarrollar puentes textiles que puede ser realmente útil en casos de emergencia y también obras increíbles por toda la geografía que nos ahorran mucho tiempo a todos. Pero nada parecido a este puente que encontramos en China.

El puente del río Sidu es el más alto del mundo, toda una maravilla de la ingeniería. Se trata de un puente de 1.222 metros de largo, 24,5 metros de ancho, y está construido nada más y nada menos que a 496 metros del suelo. Costó la friolera cifra de 720 millones de yuanes, que al cambio fueron unos 90 millones de euros.

Puente Río Sidu 1Lleva en funcionamiento desde el 15 de noviembre de 2009 y desbancó del título de puente más alto del mundo al puente oleoducto de Hegigio en Papúa Nueva Guinea, situado a 393 metros de altura. El punte del río Sidu se encuentra en Yesanguan (en la Provincia de Hubei, en el norte de la República Popular de China) y forma parte de la ruta de carreteras G50, que une las zonas de Shanghai y Chengdu.

Entre las curiosidades de este puente, cabe destacar que la primera vez que se unió una parte con la otra a través de la línea piloto, ésta se lanzó con un cohete. Según dicen (parece más leyenda urbana que otra cosa, y por supuesto nunca se ha comprobado), el puente del río Sidu es el único del mundo con altura suficiente como para que si una persona se tira desde él, muera por la velocidad que alcanza antes de llegar a tocar el suelo.

Fuente: Atlasobscura, Wikipedia

2 COMENTARIOS

  1. Que tonteria lo de morir antes de llegar al suelo… ¿si fuese así qué pasaría con los paracaidistas?

    Por muy alto que sea el puente, un cuerpo en caída libre no pasa de cierta velocidad debido al rozamiento con el aire (velocidad terminal) que para una persona es de unos 200km/h y se alcanza en 10 o 12 segundos de caída, que serían unos 500 metros de caída. Obviamente nadie muere por desplazarse a 200km/h.

    Los paracaidistas consiguen incluso superar esa velocidad adoptando una posición más aerodinámica. El récord de velocidad en caida libre des de más de 1000 kilómetros hora, pero saltando desde un globo aerostático a más de 40.000 metros de altura, donde la densidad de la atmósfera es tan baja que ofrece poquísima resistencia (y conforme se va bajando la resistencia va frenando al paracaidista) y los saltadores no han muerto por la velocidad.

    • Que buen comentario, sin ser sabio con los ejemplos que pones a uno le queda mas que claro solo usando la logica.

Deja una respuesta