En el Salón de Ginebra que arranca la semana que viene también habrá espacio para motores. Los Skoda Fabia y su versión familiar Fabia Combi se pondrán al día, mecánicamente hablando, con la incorporación del motor 1.0 TSI que llega para sustituir al anterior 1.2 TSI. Este bloque de gasolina de tres cilindros ofrece un mayor rendimiento y consigue mejorar la eficiencia al reducir un 6% el consumo, además de un reducido tamaño y peso.

Gracias a una construcción compacta con cárter de aluminio se ahorran hasta 10 kilos respecto a su predecesor. Los pistones y las bielas han sido equilibrados para ofrecer un funcionamiento refinado y sin que haya apenas fricción. Esto conlleva a que no haya eje de equilibrado y se reduzcan consumos y emisiones. La presión de admisión alcanza 1,6 bares y el motor se muestra muy ágil y dinámico gracias al rápido crecimiento de la frecuencia de pulso de escape.

Skoda Fabia 1.0 TSI

El motor tricilíndrico se ofrecerá en dos niveles de potencia. El 1.0 TSI de 95 CV y 160 Nm con cambio manual de cinco velocidades es el acceso a la gama y mejora a su antecesor ligeramente en prestaciones y consumos. Es 3 km/h más rápido, acelera de 0 a 100 km/h en 3 décimas menos y hace mejores recuperaciones. El consumo se queda en 4,3 l/100km, una reducción considerable, pues antes era de 4,6 litros.

El 1.0 TSI de 110 CV y 200 Nm también mejora las prestaciones del 1.2 TSI con la misma potencia. Se nota sobre todo en recuperaciones, debido al incremento en el par motor. Esta mecánica se ofrece con el cambio manual de seis velocidades o con el automático DSG de siete velocidades como opción. Con el manual el consumo es de 4,4 l/100km (0,3 litros menos), mientras que con el automático es de 4,5 l/100km (0,1 litros menos).

Fuente – Skoda

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta