Gracias a una start-up alemana hace unas semanas descubrimos que podíamos convertir cualquier monopatín en un vehículo eléctrico, mediante unos motores que podían instalarse entre las ruedas. Pero el Walk Car va mucho más allá, pues este vehículo eléctrico que arrasa en Japón tiene el tamaño de un ordenador portátil.

Un ingeniero japonés de 26 años, Kuniako Saito, ha diseñado, junto a su equipo de Cocoa Motors, el que dice ser el primer “coche en una mochila”, el Walk Car. Este un monopatín, que presume de ser el coche más pequeño del mundo, tiene 4 ruedas, está hecho de aluminio y, aunque pesa entre 2 y 3 kg, soporta hasta 120 kilos. Puede alcanzar velocidades de 10 km/h y tiene una autonomía de unos 12 km, tras cargarlo tres horas con un USB.

walk-car 01

Saito explica que es muy fácil de usar, comienza a moverse cuando el usuario lo pisa y se para en cuanto el usuario pisa el suelo. Para girar, tiene un funcionamiento parecido al de este Segway tan sencillo, hay que jugar con el peso, ejerciendo más presión en el lado al que queremos girar. En este vídeo puedes ver mejor cómo funciona:

La mayor ventaja del Walkcar es el poco espacio que ocupa, por lo que podemos llevarlo siempre con nosotros en una mochila o bolsa. ¿Algún inconveniente? A nosotros nos surge la duda de la flexibilidad o adaptabilidad a la hora de pasar por ciertos terrenos, no sabemos si sería muy estable a la hora de encontrarnos con un bache en la calzada.

Saito cree que la mayoría de los productos se inventan en EE.UU. y después los japoneses los mejoran y hacen mejores versiones de ellos, pero defiende que Walkcar es un producto completamente nuevo. Esta empresa japonesa empezará una campaña de crowfunding en Kickstarter en octubre, donde las personas podrán reservar las unidades que quieran a un precio de unos 8.000 dólares y esperan empezar a enviarlas en la primavera siguiente.

Vía: Reuters

1 COMENTARIO

  1. 8.000$?? He visto en otro medio que son 800$. O a vosotros os sobra un 0 o le falta uno al otro medio.
    Si son 8.000$ le auguro poco futuro…

Deja una respuesta