Seguro que si estás en la veintena o incluso en la treintena recuerdas toda la saga de películas de A Todo Gas, cuya primera película se estrenó en el año 2001. En esa película se utilizaron coches míticos como el Mitsubishi Eclipse (primer coche de carreras de Brian O’Connor), el Toyota Supra o el Dodge Challenger (el mayor exponente de muscle cars) de Toretto.

Sin embargo hoy nos centraremos en uno de los coches que en su día no era tan recordado, además de ser uno de los pocos coches europeos que aparecen en la saga, el Volkswagen Jetta de 1995. Pertenecía al actor que en la ficción hacía de Jesse (Chad Lindberg), que lo perdió en una batalla contra el Honda S2000 de Johnny Tran, el malo de la película.

JETTA 1

Pero las peculiaridades de este coche van más allá de que haya participado en el rodaje de esa primera película, puesto que está firmado en el alerón por Chad Lindberg, el director de la película Rob Cohen y por Paul Walker, el difunto protagonista de la saga.

Este modelo alemán será subastado en Scottsdale, Arizona, entre los próximos 23 y 31 de enero por la prestigiosa casa de subastas especializada en coches Barrett-Jackson, de momento sin precio de reserva. Las modificaciones de este Volkswagen Jetta afectan a la carrocería, que cuenta con un kit de carrocería fabricado por Wings West, con su enorme spoiler , llantas Konig Tantrum de 19 pulgadas así como parrilla y faros del Volkswagen Golf.

 

JETTA

En el interior cuenta con una jaula antivuelco trasero, asientos deportivos, un potente equipo de sonido y una ya anticuada Play Station 2. La mecánica que se esconde bajo el capó no es ni rápida ni furiosa, ya que se trata de un motor 2.0 atmosférico de 115 CV asociado a una caja de cambios automática de cuatro velocidades. Barrett-Jackson no da detalles acerca de las modificaciones mecánicas.

Este coche ha tenido varios dobles para escenas de acción, sin embargo esta unidad es la denominada “show car”, la unidad usada en escenas en las que el coche se puede apreciar con detalle. Es un ejemplar muy representativo del mundo del tuning de la época, sin duda alguna.

JETTA 2

Es en definitiva una pieza tremendamente nostálgica que a buen seguro terminará en las manos de algún coleccionista.

Fuente: Barret Jackson

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta