La energía eólica ya no es una utopía como hace unos años. Convertir la fuerza del viento en energía eléctrica ya es una realidad a la que estamos acostumbrados. ¿Quién no ha visto aún los molinos de viento que cubren pod doruier buena parte de la geografía española más ventosa?

Teniendo en cuenta estos avances, la Corporación Industrial Minuto de Dios, junto a los diseñadores del proyecto EOLO y su inventor Javier Roldán, han desarrollado el primer prototipo de coche eléctrico que contiene un sistema de carga eólico que le permite recargarse mientras está circulando. Una propuesta que puede marcar un antes y un después en el desarrollo de los coches eléctricos de bajo costo en Colombia.

Eolo

La andadura del líder del proyecto, Javier Roldán, comenzó en 2008 cuando invirtió los beneficios obtenidos en una pequeña empresa de venta de bicicletas BMX en sistemas de generación eléctrica caseros. Tras varias investigaciones y desarrollo de prototipos, Roldán consiguió desarrollar un sistema eólico, sencillo y eficaz para coches eléctricos. A finales del 2013, la Corporación Industrial Minuto de Dios decidió invertir en el proyecto, para que este contara con la capacidad económica necesaria.

Así nació Eolo, un coche 100% eléctrico y colombiano que tiene unas prestaciones realmente atractivas para el futuro del vehículo eléctrico a escala mundial.  Este innovador prototipo funciona como cualquier otro coche eléctrico: con su batería y motor eléctrico. Pero lo que lo hace realmente diferente es el sistema de generación eólica que lleva incorporado y que permite recargar sus baterías mientras circula. El viento que golpea en el vehículo mientrás este está conduciendo le permite recargar su batería interna, previamente cargada en la vivienda o en cualquier puesto de recarga.

Eolo

Eolo cuenta con una autonomía de 100 km, alcanza una velocidad máxima de 100 km/h y no emite CO2 durante su uso, al ser completamente eléctrico. Pesa aproximadamente una tonelada, cuenta con frenos de disco en las cuatro ruedas y su transmisión se ha dejado en manos de un cambio de cinco velocidades.

Este vehículo eólico es solo una prueba más de que el futuro de los coches eléctricos pueden tener múltiples vías para hacer un uso eficiente de la energía. Solo con investigación se puede conseguir que estos vehículos que permiten un desarrollo sostenible encuentren su hueco en el mundo del mañana. Si estás interesado en conocer más sobre este innovador proyecto aquí te dejamos un vídeo con todos los detalles del vehículo.

En esta entrevista a Javier Roldán y Wilmar Villarraga, realizada en el programa de motor de BluRadio, los creadores te cuentan diversas claves de ests curioso prototipo:

Fuente: Eolomotors 

3 COMENTARIOS

  1. Me parece poco creíble que recargue en circulación. Según las leyes de la Termodinámica no puedes generar energía del viento producido por la circulación. La energía en mover el coche es mayor que la que recuperas con el sistema, porque hay pérdidas de rozamiento. Por tanto, el molino o lo que sea que lleve en el frontal esta generando una fuerza contraria a la circulación que lo está frenando, por tanto está consumiendo más y está descargándose aún más rápidamente.

    • Lo que dices es correcto, pero hay dos cosas que no tienes en cuenta. Primero, no dice que recargue en circulación totalmente, es decir, que no toda la energía que usa en mover el coche se recupera. Dado que la autonomía sigue siendo de 100 Km, esto quiere decir que lo único que hace es aportar algo de carga a las baterías a la misma vez que circula. Seria muy interesante saber cual es la autonomía del vehículo sin la generación eólica, para conocer la utilidad real. Segundo, para decir que “el dispositivo eólico genera una fuerza contraria a la circulación que lo esta frenando”, aun admitiendo una resistencia existente, habría que conocer cuanto de significante y rentable, es esta resistencia. Algo que solo sabe el inventor del dispositivo. El tiempo dirá si este invento tiene recorrido oes sólo una quimera.

  2. Para cargarlo del todo, basta con dejarlo aparcado en Tarifa una horita, mientras surfeas y te tomas unas gambitas.

Deja una respuesta