¿Cómo reaccionas cuando una carretera no tiene marcada la línea central que divide los carriles de dos sentidos? Es una situación que te pone en alerta máxima durante ese tramo manteniendo todos tus sentidos puestos en la conducción ya que inconscientemente lo relacionas con una situación de peligro. Con el objetivo de aumentar la seguridad en las carreteras de Reino Unido, algunas regiones llevan aplicando este sistema en algunos tramos de carretera desde hace más de una década.

Las pruebas, llevadas a cabo por el Transport for London (TfL), ya demostraron que la eliminación de la línea divisoria contribuía a que los conductores redujesen la velocidad instintivamente en todas aquellas carreteras donde la velocidad estaba limitada a los 50 km/h. 

Los buenos resultados obtenidos y el índice de accidentes en las carreteras secundarias han llevado a las autoridades a reactivar esta iniciativa aplicándola en tres tramos de carretera entre Londres y Croydon. Una medida cuyos resultados no se han hecho esperar ya que según los cálculos en los tramos se ha reducido la velocidad en 13 km/h.

IMAG0266

En la región de Norfolk también han llevado a cabo estos experimentos dejando al descubierto los efectos positivos de esta medida. Tracy Jessop, director de transporte del Norfolk County Council, afirma que “los conductores cambian su comportamiento porque ellos no se sienten igual de seguro que cuando ellos tienen su propio carril, esto les lleva a ser más atentos, más precavidos y a reducir la velocidad”.

El informe aportado por el TfL demuestra que la línea blanca da confianza a los conductores llevándoles en algunas situaciones a no estar tan concentrados en la conducción. Esto explica que en ausencia de ellas modifiquen su comportamiento y disminuyan la velocidad. Aún así, Alan Bristow, director de gestión del TfL, determinó que por el momento no hay planes para la retirada generalizada de las marcas viales.

A pesar de los innegables resultados positivos, no hay planes para una instalación masiva ya que se cree que esta medida solo tiene un impacto positivo en calzadas tranquilas y pequeñas, no en grandes carreteras donde la división de los carriles es imprescindible. Además, de cara al futuro no se deben eliminar ya que los futuros coches autónomos las toman como referencia a la hora de desplazarse. Pero no son los únicos que las necesitan, pues entre los conductores de mayor edad, las líneas divisorias son elementos básicos para orientarse.

Vía: BBC

2 COMENTARIOS

  1. Tengo el convencimiento de que esto a la larga solo puede acarrear más problemas que soluciones. Los conductores se acostumbrarán e invadirán la calzada contraria con demasiada frecuencia, lo que en curvas puede ser muy peligroso.
    Los políticos no aciertan ni una, solo saben de restricciones para salvar su trasero.

Deja una respuesta