Nos llegan noticias de Francia, y no son buenas para nuestro protagonista. Oliver, un parisino de 25 años que había alquilado este Porsche Carrera S, no volverá a aparcar en una zona restringida, seguro. Los sucesos han tenido lugar esta madrugada, en la inmediaciones de una conocida discoteca, a la que el dueño quería acceder. Al no encontrar sitio, lo dejó aparcado en una zona reservada para el estacionamiento de taxis. Y aquí empieza su pesadilla.

Tras la noche de juerga, toma la acertada -o no- decisión de dejar el coche donde lo dejó aparcado. Había bebido demasiado, así que se vuelve a casa en transporte público. Y he aquí el nudo central de la historia: enciende las todopoderosas luces de emergencia, las cuales todos sabemos que impiden que cualquier grúa o agente de la ley pueda imponer una sanción (lo has hecho y lo sabes).

¿El problema? El vehículo mal estacionado y sin conductor durante tanto tiempo levanta las sospechas de la policía, que lo considera sospechoso. Alrededor del medio día, llega al lugar un equipo de artificieros. Sí, has leído bien. No llaman a la grúa. Llaman a los TEDAX, que por si no lo sabes, su actividad  consiste en “la neutralización, desactivación e intervención de artefactos explosivos no reglamentarios”. Así que detonan el maletero.

Le Parisien recoge el testimonio del sorprendido dueño tras recibir la noticia: “No debería haber aparcado el coche en ese lugar. Pero de todos modos, antes de hacerlo explotar, la policía me llamó después de contactar con la empresa de leasing con la que lo había alquilado. Me explicaron la situación, me disculpé y me dijeron que fuera de inmediato a recuperar el coche.” Pero cuando llegó era demasiado tarde: se encontró con que había sido detonado.

Olvier afirma que tomará medidas legales para ser compensado, ya que antes de que se produjera la detonación, había explicado la situación a las autoridades y no entiende por qué su coche era sospechoso. Por el momento la Policía no se ha pronunciado acerca del suceso. ¿Será que en París van haciendo explotar vehículos sospechosos a diestro y siniestro o sólo es una consecuencia más de la amenaza terrorista que se cierne sobre el país? Si algún seguidor nos lee desde allí, le animamos a que nos escriba; necesitamos saber si podemos aparcar nuestros Porsche tranquilamente por las calles de París o no.

El valor del vehículo ronda los 150.000 euros. ¿Moraleja? No dejes mal aparcado el coche. Nunca.

Vía: Le Parisien

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta