Lo que hay que ver. En Reino Unido han creado un autobús que se mueve gracias a… ¡desechos humanos! Y, aunque cueste entender que un autobús funcione gracias a los excrementos, lo cierto es que este vehículo ya se encuentra en funcionamiento y es todo un éxito.

Este vehículo, conocido como Bio Bus, es el primer autobús del mundo que circula gracias al gas que se genera a través del tratamiento de las aguas residuales y de los residuos de alimentos considerados no aptos para el consumo humano. El gas que se utiliza para mover el autobús se llama biometano y se genera en las plantas de tratamiento de aguas residuales de la ciudad de Bristol, que pertenece a la empresa GeneCo, una subsidiaria de Wessex Water.

Este curioso vehículo, que ahora cubre la ruta entre Bath y el aeropuerto de Bristol, tiene capacidad para 40 personas y con el tanque lleno puede cubrir 300 kilómetros.

Bio-Bus-2Varios responsables de GeneCo ya han afirmado que si se tratarán las cantidades necesarias de estos alimentos no aptos para el consumo y las aguas residuales provenientes del alcantarillado de la ciudad, se podría producir suficiente biometano para suministrar gas a 8.500 hogares. En otras palabras, la planta depuradora de Bristol está dejando de producir 17 millones de metros cúbicos de biometano al año, por no aprovechar los 75 millones de metros cúbicos de residuos provenientes de las alcantarillas y a las 35 mil toneladas de desechos alimentarios que se generan en un año.

El uso del biometano no sólo proporciona combustible sostenible, sino que, además, puede contribuir a disminuir la dependencia actual a los combustibles fósiles, como el petróleo o el carbón.

Se espera que en el futuro estos autobuses propulsado con residuos humanos extiendan su recorrido y cubran más rutas. Sin duda, se trata de una forma sostenible de transporte público y de mejora de la calidad del aire urbano, ya que sus emisiones son muchos menores de las de un autobús con motor diésel o gasolina.

No es la primera vez que sabemos que los desechos pueden ser útiles para la movilidad. No hace mucho dimos la noticia de que varios científicos americanos habían conseguido obtener hidrógeno a partir de los desechos de los restos de los tallos, las mazorcas y las cáscaras del maíz.

Vía: The Independent

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta