Euro NCAP está de celebración. El European New Car Assessment Programme (o Programa Europeo de Evaluación de Automóviles Nuevos en castellano) cumple 20 años contribuyendo a la seguridad en los coches. Sus primeras pruebas de choque fueron realizadas en 1997 y cambiaron el panorama automovilístico para siempre. En la actualidad el 90% de los vehículos nuevos que se venden en Europa han sido valorados por este organismo.

En estas dos décadas aseguran haber ayudado a salvar 78.000 vidas gracias a sus pruebas. Algunos de sus datos más llamativos es que en este tiempo han publicado más de 630 valoraciones de seguridad, por las que han pasado más de 1.800 coches y habiéndose gastado más de 160 millones de euros en hacer los vehículos más seguros. Porque como veremos a continuación, los tiempos han cambiado y los coches también.

Euro NCAP cumple 20 años

En 1997 comenzaron las pruebas de choque de Euro NCAP y evaluaron a algunos de los modelos más vendidos en Reino Unido. Estos test sirvieron para que la gente se diera cuenta de que los coches no eran tan seguros como ellos pensaban. El Rover 100 fue el peor parado de todos pues consiguió solo una estrella de cuatro y poco después acabó su producción. Le siguieron Fiat Punto, Nissan Micra, Opel Corsa y Renault Clio que obtuvieron dos estrellas.

Los mejores resultados en las primeras pruebas fueron para Ford Fiesta y Volkswagen Polo, ambos con una valoración de tres estrellas. La mayoría de vehículos suspendían por mucho las pruebas de protección de peatones. Muchas marcas protestaron sobre la dureza de las pruebas, afirmando que ningún coche conseguiría las cuatro estrellas. Pero cinco meses después apareció el Volvo S40 y se convirtió en el primer modelo en lograrlo.

Para demostrar la evolución que ha habido en materia de seguridad en estos últimos 20 años, Euro NCAP ha querido hacer un crash test muy especial. Enfrentar a uno de los primeros (y de los peores) modelos con uno actual que hubiera recibido una buena puntuación. Y por ello han juntado al Rover 100 que consiguió solo una estrella con el nuevo Honda Jazz que obtuvo cinco estrellas, la máxima puntuación en la actualidad.

Basta con ver el vídeo para percatarse de las enormes diferencias entre uno y otro. En el Rover 100 el impacto llega directamente al conductor y deforma por completo la puerta, mientras que en el Honda Jazz el golpe apenas llega al habitáculo. El objetivo de Euro NCAP es seguir mejorando y de cara a 2018 introducirán nuevas pruebas para la frenada automática de emergencia (AEB) que ya equipan muchos modelos actuales.

Fuente – Euro NCAP

Galería de fotos:

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta