Tres de cada cien coches que se fabrican en el mundo se fabrican en plantas de España. Según los datos de la OICA (Organización Mundial de Constructores de Automóviles), en 2015 se fabricaron en el mundo 90 millones de vehículos. De ellos, 2.733.201 vehículos fueron en España.

Con estas cifras, España consolida su octava posición en el ránking de productores mundiales. De los diez principales países productores de automóviles es, además, el que firma un mayor incremento respecto a la fabricación del año pasado, de un 13,7%.

seat tdi fabrica martorell

En el otro extremo de la balanza nos encontramos con Brasil, noveno país en esta clasificación. Su producción, lastrada por la crisis económica del país, cae un 22,8%. El país sudamericano, otrora visto como la nueva tierra prometida para la industria automotriz, pasa por momentos complicados.  Japón y Canadá también bajan su producción.

País Producción
2015
Diferencia
2015 – 2014
China 24.503.326 +3,3%
Estados Unidos 12.100.095 +3,8%
Japón 9.278.238 -5,1%
Alemania 6.033.164 +2,1%
Corea del Sur 4.555.957 +0,7%
India 4.125.744 +7,3%
México 3.565.469 +5,9%
España 2.733.201 +13,7%
Brasil 2.429.463 -22,8%
Canadá 2.283.474 -4,6%

España es, además el segundo fabricante europeo de vehículos por detrás de Alemania, aunque es el primer fabricante europeo en vehículos comerciales e industriales (514.221 y +1,9%), que se fabrican en las plantas de PSA en Vigo, Nissan (Ávila y Barcelona), Daimler (Vitoria), Ford (Valencia) o Iveco (Madrid y Valladolid).

El reto a corto o medio plazo está, sin duda en alcanzar los tres millones de unidades fabricadas. Se trata de un reto factible, ya que hay garantizada la producción de algunos nuevos modelos. De cara a mejorar la productividad, además de la flexibilización y aumento de carga de trabajo que los comités de Empresa han sufrido en los últimos años, no estaría mal tampoco apoyar la producción en lo tocante a la logística de las fábricas, mejorando las conexiones ferroviarias de las factorías con los puertos.

Conseguir también producir productos de mayor valor añadido (y con más horas de fabricación en cada vehículo) es otro de los retos. En este sentido, noticias como la pérdida del Audi Q3 en Martorell, aunque haya sido sustituido por el futuro A1, es una mala noticia.

Fuente: ANFAC

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta