Denostado por muchos al no considerarlo tan noble como sus hermanos, el Ferrari Dino pretendió ser un rival del Porsche 911, una saga con motores de menos de 12 cilindros de deportivos de bajo coste, inspirada en una tragedia.

Fabricado entre 1968 y 1976, la marca de Maranello se asoció con Fiat para crearlo, (los turineses también tuvieron su propio Dino). Y es que se necesitaban fabricar 500 unidades para poder competir en Fórmula 2 con este modelo que equipaba un motor V6, de ahí esa asociación que se adelantó al actual Grupo FCA en que ambas están inmersas.

Ferrari-Dino-246GT-3 (1280x838)

Ferrari-Dino-246GT-4 (1280x925)
Ferrari-Dino-246GT-11 (1280x1003)

Fue a finales de 1969 cuando llegó la versión más capaz, el Ferrari Dino 246 GT para sustituir al primer Ferrari fabricado en numerosas cantidades, el 206 GT. El nuevo deportivo estaba equipado con un motor de 2.4 litros sobre una distancia de ejes más larga. Llegó al mercado en tres series: L, M y E, antes de que en 1972 llegase una variante todavía superior, el 246 GTS.

Bajo la carrocería de acero construida por Scaglietti se encontraba un poderoso motor que aumentó su capacidad hasta los 198 CV. Este Ferrari Dino ofrecía mucho juego gracias a los bastidores, el motor y su caja de cambios, De las tres series la más rara y codiciada es la E final, producida tan solo durente los primeros meses de 1971 (unas 200 unidades), que aumentaba 30 mm en la vía trasera y algunas mejoras en motor y la caja de cambios.

Ferrari-Dino-246GT-5 (1280x961)

La unidad que ilustra este artículo, con el número de chasis 6580 salió de la fábrica de Maranello con aire acondicionado, ventanillas eléctricas, asientos de cuero originales Daytona en color negro… Contaba con un sistema antirrobo, un botón de recorte de motor situado al lado del embrague.

Vendido por un concesionario de Bolonia, el coche cambió de manos un par de ocasiones en la década de 1980 hasta que en 1991, lo adquirió en Bélgica su actual propietario, que lo ha tenido durante los últimos 25 años. Lo compró en un estado calamitoso, pero lo restauró a fondo, en un trabajo meticulosamente documentado, en el que se conservaron su pintura y acabados originales.

Ferrari-Dino-246GT-7 (1280x960)

Desde luego, no tiene tanto pedigree ni es tan rápido en línea recta como sus compañeros “de establo” más grandes con motor V12, pero el ágil Dino es muy capaz cuando se trata de ser ágil en una carretera revirada, muy agradable de conducir. Y es que with con un peso de apenas 1.080 kg, el Dino podía alcanzar 238 km/h de velocidad punta, bastante más rápido que el Porsche 911S de aquel entonces.

No es de extrañar entonces que un Ferrari DIno 246 GT conquistase al mítico guitarrista de los Rolling Stones, Keith Reichards, ni que esta unidad pagasen 287.500 euros. Nada mal para un cavallino rampante que ocupaba el lugar menos glamouroso en las “cuadras” de Maranello.

Fuentes: Bonhams, Wikipedia, Jalopnik
Galería de fotos:

Ver galeria (13 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta