El sábado de la semana pasada una joya (automovilísticamente hablando) se colaba en el Boletín Oficial del Estado (BOE). En medio de esas páginas áridas se contaba que un vehículo (del que solamente se informaba del número de chasis, ZFF73SKB000181574), pasaba a formar parte del patrimonio de la Administración General del Estado.

¿Qué vehículo intentaban ocultar? Muy sencillo, pues tan sólo hay que usar una pagina web como Vin Info, que ofrece información detallada sobre automóviles, para ver que se trataba de un fabuloso Ferrari FF. En concreto, uno de los dos vehículos de la marca del caballino rampante que el jeque Mohamed bin Rashid al Maktoum, primer ministro de Emiratos Árabes Unidos (EAU), regaló en 2011al Rey Don Juan Carlos.

Si no recuerdas el caso, te ponemos en antecedentes. Fue en noviembre de 2011 cuando el Rey Juan Carlos viajó a Emiratos, acompañado por la princesa Corinna zu Sayn-Wittgenstein, para presenciar el penúltimo Gran Premio de Fórmula 1 de la temporada. Fue invitado por Bin Rashid, que además regaló al entonces jefe del Estado dos Ferrari valorados en más de medio millón de euros.

ferrari-ff-2

Entonces, Cayo Lara, portavoz de IU, preguntó al Gobierno qué destino le iba a dar a esos de Ferrari (que habían pasado a Patromonio Nacional, por lo que pagarían su mantenimiento, pero no que no tenían su custodia). El Boletín Oficial de Las Cortes publicó en junio de 2012 la respuesta a la pregunta escrita de Lara: “El Consejo de Administración de Patrimonio Nacional aprobó en su reunión del pasado 19 de junio la integración de los dos automóviles como bien de Patrimonio Nacional“. También aclaraba que ambos vehículos fueron un obsequio del príncipe heredero de Abu Dhabi no sólo al Rey, sino también a su hijo, el actual Rey Felipe VI.

Ahora, el BOE recuerda que en junio de 2012 Patrimonio Nacional “acordó aceptar la donación de un automóvil con número de chasis ZFF73SKB000181574″, y que en febrero del pasado año, el mismo organismo inició los trámites necesarios para la desafectación del vehículo”, según nos cuentan en El Confidencial. Ahora parece que, en el futuro, el coche será subastado, mientras que el segundo modelo acabará (en algún momento) en el Museo de Coches de la Guardia Real.

Vía: El Confidencial

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta