Mark Robinson de 35 años y Robert Young de 43, han sido acusados por la policía estadounidense de robo de identidad y “abuso de cadáver”, por marcharse de juerga con el cuerpo inerte de un amigo, al que encontraron muerto en su casa, dentro del maletero de un vehículo, según informó el viernes la fiscalia de Denver, en el estado de Colorado.

Los acusados acudieron a casa del difunto en la noche del viernes donde encontraron el cuerpo sin vida, pero en lugar de avisar a la policía decidieron cargar al muerto en el maletero de Robinson, para disfrutar de una divertida noche de juerga. La historia recuerda bastante a la película de 1989 Este muerto está muy vivo, de la que hemos cogido uno de sus fotogramas para ilustrar el artículo.

Según la declaración oficial, los acusados llegaron entonces a un bar de copas, dejaron el cuerpo en el asiento trasero y usaron su tarjeta de crédito del difunto para pagar la factura. Tal y como declara Robert Young, “era obvio que nuestro amigo Jarret estaba muerto cuando los tres fueron a Teddy`s (el restaurante)”.

Tras unas horas, los dos hombres acudieron a un bar para después regresar a casa del fallecido donde Robinson y Young llevaron el cuerpo y lo colocaron en una cama. Finalmente, ya sin el cadáver, ambos volvieron a salir para comprar comida, rellenar el tanque de gasolina y sacar 400 dólares de la tarjeta del difunto, que se gastaron en un club de striptease, donde permanecieron hasta el cierre.

La policía, que asegura que Robinson y Young no están acusados del fallecimiento, caso que aun esta pendiente del examen toxicológico, ha confirmado que fueron los susodichos los encargados de avisarles ya bien entrada la madrugada. “Fueron arrestados el 28 de agosto por la mañana e inculpados el 6 de septiembre”. En la actualidad se encuentran en libertad bajo fianza a la espera de juicio.

Vía: Yahoo!

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta