Hace ya más de cinco años surgió una nueva forma de tratar el acero, un sistema que permitía hacerlo más ligero al tiempo que ahorraba en costes y permitía hacer más sencillo el proceso de producción del mismo.

Unas cualidades realmente atractivas que han conseguido captar la atención de las grandes empresas del automóvil. Desde 2015 este acero, llamado Flash Bainite, está siendo probado por tres de los cinco fabricantes de automóviles más grandes del mundo. Han descubierto que mediante este sistema se puede producir componentes estructurales más delgados, ligeros (entre un 30% y un 50%) y baratos que el acero que se suele utilizar al tiempo que mantienen el rendimiento en las pruebas de choque. Unas cifras muy atractivas que pueden provocar una revolución en el mundo de la automoción.

Acero Flash Bainite

Para producir este acero de cualidades magníficas solo es necesario tratar el acero de carbono convencional AISI1020 con un proceso completamente diferente. Así pues, en vez de un tratamiento térmico durante 10 minutos como al acero de aleación,  hay que colocar el acero en un sistema de rodillos de calentamiento por inducción y de enfriamiento al mismo tiempo durante aproximadamente 10 segundos. Un proceso mucho más rápido que además produce un acero más resistente, flexible y manejable que el acero inoxidable.

Flash Bainite nació en 2011 y ya en aquel entonces captó la atención de los militares estadounidenses que pronto comenzaron a probar las virtudes de este nuevo material que demostró ser más fuerte que el titanio en peso y más dúctil. Además resulta realmente económico permitiendo adaptarlo a un sin fin de industrias.

Acero Flash BainiteA pesar de haber quedado demostradas todas las virtudes de este nuevo acero, no fue hasta 2013 cuando el sector del automóvil comenzó a ver con buenos ojos este material. Para comprobar sus cualidades fabricaron la misma pieza mediante dos procesos diferentes: el convencional y de Flash Bainite. Los resultados fueron a refrendar los datos aportados por los militares estadounidenses.

El Presidente de Flash Bainite, Gary Cola, afirma que algunos de los fabricantes que han probado este acero han sido conscientes del sinfín de aplicaciones que puede tener: “Tras fabricar uno de sus componentes de seguridad con un 3 mm de espesor y peso 1,4 kg en su origen, comprobaron que con flash Bainite se podría crear con un peso de 900 gramos y 2 mm de espesor”. Unos datos rotundos que no dejan lugar a dudas, pero que no terminan de cautivar a los fabricante, pues ninguno ha dado el paso producir piezas a gran escala siguiendo este sistema.

Una forma de producir el acero más barata, rápida y eficaz que podría ser introducida en los vehículos en un periodo de tiempo mucho menor del que pensamos. Además, no hay que olvidar que Flash Bainite también permitiría reducir el impacto medioambiental no solo en el proceso de producción sino también durante la vida útil del vehículo gracias a su ligereza.

Fuente: Flash Bainite

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta