En los premios a los mejores motores del año siempre se destaca la tecnología de los motores Ford Ecoboost de gasolina. Los americanos han logrado sacar una gran potencia, rendimiento y bajo consumo de mecánicas muy pequeñas. Ahora, esa revolución llega al diésel con los motores EcoBlue, que prometen una redución muy significativa de consumo de combustible y emisiones de CO2 y óxidos de nitrógeno, gracias al uso de tecnologías sofisticadas y un innovador diseño.

Los primeros modelos que contarán con él serán las nuevas Ford Transit y Transit Custom, el versátil motor Ford EcoBlue 2.0 litros estará disponible inicialmente en versiones 105 CV, 130 CV y 170 CV en vehículos comerciales. Capaz de ofrecer 240 CV, el motor será equipado más adelante en la gama de turismos junto a otros nuevos motores EcoBlue, incluida una variante 1.5 litros.

Ford Ecoblue 2016 motor diesel

La nueva arquitectura de motor ofrece una fricción reducida y un sistema de combustión limpia. Los sofisticados procesos de tratamiento posterior para los gases de escape harán que se cumpla con Euro Stage VI que serán implantados en septiembre de 2016, que requerirán una reducción de emisiones de óxido de nitrógeno del 55% con respecto a los estándares anteriores. ¿Cómo lo han logrado? Pues con mejoras centradas en tres aspectos:

1. Combustión sofisticada y de baja fricción

Desde Ford apuntan que han conseguido reducir la fricción entre los ocmponentes mecánicos del motor y eso ahorra ya un 13% de combustible. Ha sido con medidas como estas:

  • Diseño de cigüeñal de una sola pieza desplazado de 10 mm que minimiza la carga lateral del pistón, reduciendo las fuerzas de rozamiento contra las paredes de los cilindros.
  • Casquillos de cigüeñal de pequeño diámetro
  • Correa del árbol de levas y bomba de aceite lubricada.
  • Mezcla uniforme de combustible, con un conducto de admisión invertido que controla con precisión el flujo de aire a los cilindros, (en el sentido de las agujas del reloj para los cilindros uno y dos y al revés para los tres y cuatro). Los inyectores nuevos realizan hasta seis inyecciones de combustible por segundo.

2. Turbo avanzado

Llegará un momento en que los motores atmosféricos solamente se puedan ver en los museos. Su avance es imparable debido a las normas anticontaminación. Ford ha diseñado su turbo para que envíe más aire a menos revoluciones comparado con el anterior motor diésel TDCi 2.2 litros. Así se logra un par de hasta 240 Nm de par a 1.250 rpm, un 20% más.

La rueda de turbina se ha fabricado en una aleación llamada Inconel (empleada en reactores) y el rotor de compresión de aluminio aeroespacial se ha reducido en diámetro en un 15%. Así se consiguen velocidades de giro de hasta 240.000 rpm que mejoran el bajo régimen. Una nueva gestión del turbo reduce a la mitad los tiempos de respuesta.

El sistema de reducción catalítico selectivo se ha instalado en la parte trasera del motor para mejorar la eficiencia y comportamiento en frío. Se ha incorporado a la cabeza del cilindro un canal de recirculación de gas de escape de circuito corto, para que el bloque sea más compacto y mejore la refrigeración de los gases.

3. Sonoridad y vibraciones

Al ralentí, el nuevo motor emite la mitad de sonido que el anterior diésel TDCi 2.2 litros. En el fondo, eso es energía transformada. Lo han logrado con optimizando cabeza y bloque de cilindros, se ha fabricado un marco más rígido y las superficies tiene sellos que atrapen el ruido interno. “El resultado es el motor diésel comercial más refinado construido por Ford hasta la fecha”, aseguran. La tapa acústica amortigua más los sonidos, evitando que lleguen al habitáculo. Además de las mejoras en fricción y turbo (que también ayudan, hay más:

  • Ajustes de los piñones de marchas para un funcionamiento más suave.
  • Bomba de aceite menos ruidosa.
  • Inyectores de combustible avanzados con software de reducción de sonido.
  • La estructura de motor optimizada reduce el ruido radiado en 4 decibelios al ralentí

En Ford presumen de que, con todas estas mejoras, su motor EcoBlue 2.0 litros cumple con los exigentes estándares globales de vehículos comerciales en mercados como Europa, EE.UU y China. ¿Pero serán duraderos o toda esta tecnología comprometerá la fiabilidad? Según el fabricante, el rendimiento del motor ha sido puesto a prueba tras 5.5 millones de kilómetros, incluyendo 400.000 km en manos de usuarios reales. También aseguran un bajo coste de mantenimiento, pues el sistema de lubricación ha sido diseñado para ampliar la vida del aceite y hay piezas que sin mantenimiento, como cinturón del árbol de levas, el módulo del árbol de levas y la bomba de agua.

Fuente: Ford

1 COMENTARIO

  1. Lo primero que me llama la atención es el gran error cometido por el que ha redactado el texto, que ya me hace poner en duda la veracidad del resto del articulo, pues demuestra una total ignorancia de mecánica. Cito textualmente: “Los inyectores nuevos realizan hasta seis inyecciones de combustible por segundo.´´ ¿Perdón? ¿He leído bien? Imaginemos un motor diesel girando a 3.000 revoluciones por MINUTO. En un SEGUNDO habrá girado 50 revoluciones, en las que habrá hecho un mínimo de 25 inyecciones de combustible, muy lejos de las 6 que dice el citado artículo. Si es un diesel de última generación en las que se suelen hacer una preinyección corta, una inyección propiamente dicha y una postinyeccion de limpieza como mínimo, el número de inyecciones de combustible a 3.000 rpm sería de unas 75 inyecciones en un solo segundo por cada inyector. Imagino que a lo que el redactor puede referirse es que dicho motor de Ford hará 6 inyecciones por ciclo, pero no por segundo, porque afirmar eso, demuestra una total carestía de conocimientos mecánicos.

Deja una respuesta