Fue en 1965 cuando el Shelby GT350 supuso el modelo donde la marca americana reflejó todo lo que era capaz de hacer. Medio siglo después, la marca americana rescata esas siglas GT350 para uno de los Ford Mustang más deportivos, presentado en el pasado Salón de Los Ángeles. Se trata del Mustang Shelby GT350 2016.

Bajo su capó de aluminio montará un motor 5.2 (una versión potenciada del propulsor del Mustang GT). Este V8 atmosférico, diseñado ex profes para esta versión asociado a una caja manual de seis velocidades, y desarrollarán en torno a los 500 CV y 542 Nm de par.

The All-new Shelby GT350 Mustang

Pero hay otras muchas modificaciones más allá de la mecánica, pues en Shelby Car son especialistas en crear coches pensando en la efectividad en circuito. Además de los cambios en el motor, se han mejorado las suspensiones, introduciendo por primera vez en un Ford un sistema de amortiguadores magnéticos (suspensión adaptativa MagneRide), ampliando la anchura de la vía delantera y reduciendo la altura al suelo respecto al Ford Mustang GT.

Como es habitual (y necesario) en estas versiones potenciadas), el sistema de frenado se redimensiona para poder detener un coche con un motor de mayor rendimiento. En el caso del Shelby GT350 hablamos unos Brembo con discos de 394 milímetros delante y 380 detrás, ocultos en el interior de unas llantas de 19 pulgadas que calzan neumáticos Michelin Pilot Super Sport, diseñados expresamente para este modelo.

The All-new Shelby GT350 Mustang

El Mustang Shelby GT350 cuenta también con todas las mejoras del Mustang de sexta generación, como su carrocería un 28% más rígida… que en este caso tiene un frontal optimizado para conseguir mejor agarre y refrigeración de la mecánica, más ligero. También gana elementos como la barra de refuerzo entre las torretas delanteras (opcionales), diferencial Torsen autoblocante para optimizar el agarre en curva y una nueva arquitectura de suspensiones (McPherson y paralelogramo deformable), todo para ganar dinamismo.

The All-new Shelby GT350 Mustang

El interior también tiene modificaciones, de cara a hacerlo más deportivo. Destacan los espectaculares asientos deportivos Recaro, el volante con la parte interior recortada y el salpicadero… sin materiales cromados para evitar los reflejos del sol. Todo está centrado en la conducción. El piloto puede elegir hasta cinco modos de conducción diferentes que modifican la respuesta de frenos y gas, control de estabilidad, asistencia de la dirección, escape y rigidez de los amortiguadores MagneRide. Y si uno desea algo menos radical, puede optar por el pack Tech, que incluye asientos de cuero con reglaje eléctrico, equipo de audio superior, climatizador doble y pantalla multimedia de ocho pulgadas.

Fuente: Ford
Galería de fotos:

Ver galeria (23 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta