Muchas veces saltar a la fama puede darse por una situación completamente inesperada y en un instante ser conocido en el mundo entero, aunque en el caso de este gatito no se trata de algo tan momentáneo, sino que realizó un viaje de 400 kilómetros antes de ser descubierto en el parachoques de un piloto de helicópteros navales. Este gatito se ha convertido en portada del calendario que hace la marina real con fines caritativos.

Según confirma la marina real, el marine Nick Grimmer no se dio cuenta de que el gato estaba encerrado en el parachoques hasta el día después de su viaje. Grimmer afirma haber oido un leve maullido saliendo del parachoques de su BMW y, a pesar de inspeccionar todo el vehículo no consiguió averiguar de donde provenía el sonido.

sz59nkthjr59nzrxg5p6
Grimmer cuenta en su página web que “miré en el capó y miré alrededor de todo el coche y aún no podía encontrar de donde venía aquel sonido, después llamé a uno de los ingenieros aéreos para que viniese y me ayudase. Cuando estábamos desmontando el parachoques trasero encontramos ese gatito”.

El marine dice añade que “ha debido tener un viaje largo aunque claramente no está herido. Nunca llego tarde a trabajar pero en esta ocasión fue imposible no llevarse a este nuevo amigo conmigo”.
Dice que el lugar donde más a gusto se encontraba fue “en mi casco aéreo  ya que es el único sitio en el que el gatito puede dormir”.

m2swzgb6snpjxdyy8ywg

Grimmer y el subescuadrón con el que el piloto realiza las misiones de vuelo han decidido bautizar al gatito como “Tigger”.

Los marines comenzaron una campaña en las redes sociales tratando de encontrar al dueño de Tigger, llamandola “Operación gatito-tigre”. La campaña fracaso y Grimmer adoptó al gatito y los dos serán los protagonistas del calendario de 2017, en el que el gatito protagoniza todas las fotografías.

Vía: Jalopnik

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta