La inteligencia artificial que pilota los vehículos autónomos es tan avanzada que ya ha sido reconocida como humana e incluso se han introducido para reaccionar ante los accidentes de forma justa, los pensamientos de Platón y Kant, entre otros filósofos. Pero ni por esas las autoridades permiten que los coches se muevan solos por las carreteras. Es obligatorio que alguien ocupe el asiento del piloto (por si pasa algo) y por eso Google busca personas que viajen dentro de sus coches autónomos. Pagando, claro.

La oferta de trabajo consiste en probar sus coches autónomos sin tocar el volante por un periodo que oscila entre los 12 y 24 meses, de seis a ocho horas laborables diarias por las que Google pagará 20 dólares la hora, casi unos 18 euros la hora.

google car lexus

La multinacional norteamericana no acepta cualquier currículum ya que el perfil del candidato que buscan es: licenciado, sin antecedentes penales, un buen historial como conductor, velocidad de escritura de 40 palabras por minuto y capacidad de gestionar hasta cuatro modos diferentes de comunicación a la vez.

Los trabajadores elegidos deben saber además que Google espera que sean capaces de “mantener los detalles confidenciales de todos los proyectos” bajo un silencio sepulcral. Sabemos que la carrera por la exclusividad está frenando la tecnología de la conducción autónoma pero, de momento, las reglas de la empresa son las que son.

Los especialistas en seguridad de vehículos, nombre con el que han denominado el puesto, se subirán a uno de los vehículos de Google, el Lexus RX (quizá les toque también viajar en un Chrysler Pacifica), para registrar las observaciones pertinentes sobre la conducción autónoma por las calles de Chandler, un suburbio de Phoenix. Asimismo, serán los responsables de tomar el control si las cosas se complican y el vehículo falla.

google car lexus

 

Las pruebas se llevarán a cabo por parejas de especialistas en las que se irá alternando el puesto en ciertos intervalos de tiempo ya que el conductor deberá ir siempre atento a la carretera y el copiloto se encargará de supervisar el software redactando los informes pertinentes que requerirán los ingenieros de Google. Ambas tareas suponen un cansancio visual importante, de ahí el intercambio de funciones. “En general, tienen que ser excelentes conductores que pongan realmente mucha atención a la carretera y puedan predecir los aspectos sociales de la conducción”, explica Brian Torcellini, el director del programa de conducción autónoma de Google.

Fuente: Yahoo News

1 COMENTARIO

  1. Toyota esta vendiendo actualmente ayudas a la conducción que en lugar de cumplir la función te ponen en peligro en caso de que los hagas caso siguiendo las instrucciones.
    Dado que España, como en tantos otros temas, hay mucha inseguridad juridica e indefensión del ciudadano frante a las grandes empresas, en este caso extranjeras, hace imposible actuar contra ellas sin gastarse un dineral, lo que hace que no se entablen acciones legales ya que serían mucho mayores los costos que el valor material de lo reclamado.
    El Estado español tampoco tiene entidades que analicen y emitan informes sobre fallos de fabrica, ni las asociaciones de consumidores, ni las ITV, ni el INTA, ni la Universidad , etc.
    La prensa tambien vive de la publicidad y normalmente mantiene una connivencia entreguista, falta de independencia, acrítica en lo esencial, regida por el interés y falta de patriotismo.
    Contra el grupo Volksvagen no actuaron los europeos, tuvo que ser EEUU

    Atte.
    Miguel Ängel Hidalgo

Deja una respuesta