Es de dominio público que la conducción autónoma se puso en marcha para reducir a cero el número de fallecidos en accidentes de tráfico, pero de momento aún queda un arduo camino ya que el coche de Google, por ejemplo, ya ha provocado su primer accidente. El gigante tecnológico ha patentado un dispositivo de seguridad para peatones un tanto creativo.

En esta línea de seguridad vial conocimos recientemente los airbags externos diseñados por Volvo para proteger tanto a peatones como a ciclistas en atropellos a menos de 50 km/h. Por su parte, Google plantea una capa adhesiva instalada en los paneles laterales del capó y la parte delantera de sus coches autónomos para que en caso de accidente los peatones no reboten y sufran un daño mayor.

El coche en el  caso de chocar contra un peatón expondría el adhesivo ya que este incorpora una capa de recubrimiento delgado diseñado específicamente para abrirse en el momento del impacto. De esta forma la persona se sostendría sobre el capó evitando salir disparada a la carretera o contra otro objeto.

coche_autonomo_google

El prototipo aún tiene algunas respuestas sin resolver, ya que no se sabe de qué material será fabricado, ni en cuánto tiempo asegurará el adhesivo la liberación del peatón después de sufrir el accidente… o qué pasará si en vez de pegarse la ropa se pega la cara.

Además, Google tendrá que asegurarse de que este sistema será seguro en todas las circunstancias. Pongámonos en un caso muy extremo. Si un vehículo golpea a un peatón y luego se cae por un puente ¿cómo se liberaría del adhesivo el ser humano que va pegado al capó?

De mejorarse la inteligencia artificial de los vehículos autónomos alcanzando así su objetivo de 0 víctimas mortales en nuestras carreteras, esta tecnología ya no tendría cabida por lo que puede incluso que llegue a quedarse arrinconado en la caja del propio buscador de Google. Y es que la solicitud de patente reconoce que incluso en caso de materializarse esta tecnología podría ser tan solo un paliativo para sus coches autónomos.

Vía: Gizmag

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta