A lo largo de la historia del Mercedes Clase S el modelo ha sido considerado siempre a la cabeza de la gama de los turismos de Mercedes-Benz… e incluso de la oferta de modelos de todo el mundo. Eso es totalmente cierto y así fue hasta 2002, cuando el “Gran Mercedes” fue adelantado por los vehículos de lujo de la marca Maybach como representante de coches de representación.

La aventura había comenzado antes, en 1997, cuando en el Salón de Tokyo se presentó el primer prototipo, llamado Mercedes-Benz Maybach. Tuvo una excelente acogida y de ahí que cinco años después Maybach resucitase como marca (ya en de 1921 y 1940, destacó por la opulencia de vehículos opulentos) que Daimler había adquirido en 1960. La aventura duró una década ya que en 2012  tuvieron que cerrar.

Pero más que un abandono, se trató de una parada en boxes. Fue en 2014 cuando la nomenclatura del prototipo original, resucitó con el Mercedes-Maybach Clase S, para seguir una fecunda tradición de vehículos de representación.

Mercedes Maybach Pullman

Los “Grandes Mercedes” siempre han destacado por amplitud, lujo a raudales, confort excelso y una tecnología vanguardista. Más allá de transportar a sus ocupantes de un modo envidiable, estas berlinas de lujo son  auténticos emblemas de sus dueños y juegan un importante papel a la hora de proyectar una imagen conforme a la posición social de su propietario. Eso ha sido así desde principios del siglo XX  hasta 1981, cuando el último Mercedes-Benz 600 salió de las naves de producción de Sindelfingen.

1903: el comienzo del lujo alemán

Mercedes-Simplex 60 PS 1904
Mercedes-Simplex 60 PS

A comienzos del siglo XX, las marcas Mercedes y Benz ya destacan por sus modelos de lujo para las más altas exigencias de confort y representación. Uno de los ejemplos más tempranos es el lujoso vehículo de viaje Mercedes-Simplex 60 PS de 1904, con el que Emil Jellinek (padre de Mercédès Jellinek, a quien se debe el nombre de la marca) causó sensación en la Costa Azul. En los años veinte siguió la tradición con el Mercedes-Benz 630 y, a partir de 1931, con el “Gran Mercedes” 770.

Mercedes-Benz 770
Mercedes-Benz 770 1931

La Segunda Guerra Mundial marcó el fin de una era. En Alemania y el resto de Europa Occidental no se demandaba lujo, sino que había exigencias y necesidades bastante más mundanas. Pero la recuperación del gigante centroeuropeo fue rápida y Wilhelm Haspel, presidente de la marca, ya apunta en diciembre de 1947 que “lo que hace falta es un vehículo que devuelva el brillo a la marca Mercedes-Benz”.

1951. El retorno del confort

Mercedes-Benz Typ 300 d (Baureihe W 189, 1957 bis 1962), letzter Dienstwagen von Konrad Adenauer, erster Bundeskanzler der Bundesrepublik Deutschland. Der Typ 300 wurde in mehreren Baureihen insgesamt von 1951 bis 1962 gebaut.
Mercedes-Benz Typ 300 1951

La falta de berlinas de representación en la gama del fabricante acabó en 1951, cuando salió al mercado el Mercedes-Benz 300. Estaba a años luz en pomposidad respecto a los grandes Mercedes de los años treinta pero fue la berlina alemana más espaciosa, confortable y rápidad de la época, el primer vehículo de representación de la posguerra y fue pionero en algo que hoy lleva los coches: el primero en equipar aire acondicionado.

El Mercedes-Benz 300, con varias actulizaciones a lo largo de su historia, se mantuvo en la gama del fabricante hasta 1962 y destacó por ser el vehículo oficial del canciller alemán, por lo que también se le conoce como Adenauer.

1963. Vuelve el “Gran Mercedes”

Mercedes-Benz 600 1963

En 1963 el milagro alemán es un hecho. Alemania vuelve a contar en la escena internacional, también en la construcción de automóviles y Daimler-Benz AG lanza un modelo que vendía así a la prensa: “El ‘Gran Mercedes’ 600: el vehículo exclusivo de alta representación. Mercedes-Benz reanuda su tradición de preguerra y vuelve a estar presente en la élite mundial de los vehículos de representación más espectaculares con un automóvil lujosamente equipado y que brinda el más alto nivel de seguridad”.

No exageraban. Hablaban del Mercedes-Benz 600, el primer turismo de serie Mercedes-Benz con motor V8, que marcó la pauta mundial en cuanto a confort y seguridad. Era tan bueno que se mantuvo sus 18 años en venta (entre 1963 y 1981) y es, junto con el SL de la serie 107, uno de los turismos con mayor tiempo de producción ininterrumpido de Mercedes-Benz.

1991. El paso firme hacia el siglo XXI

Mercedes-Benz 600 SEL 1991
Mercedes-Benz 600 SEL 1991

En 1991, el 600 SEL, el modelo tope de gama de la Clase S (serie 140) se convirtió en el primer turismo de serie Mercedes-Benz con motor V12. Fue el último antes de que, en 2002, las berlinas del máximo lujo fuesen una función de la marca Maybach. Hoy, la nueva Clase S Mercedes-Maybach, es la encargada de transportar personas y sueños de una forma con la que muy pocos pueden competir.

Fuente: Daimler
Galería de fotos:

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta