PSA se encuentra inmerso en la tarea de integrar Opel en las operaciones del grupo después de la adquisición de la marca alemana por más de 2 billones de euros. Pero debido a los resultados de ventas del mes pasado, el fabricante de automóviles francés tiene ahora una nueva preocupación: aumentar su comercialización en China tras la caída en el país asiático del 39,24% de sus ventas.

Según reflejan los resultados del primer trimestre del grupo PSA, entre enero y marzo las ventas de vehículos del grupo francés en China cayeron un 46% con tan solo 83.045 vehículos comercializados. Esta disminución se produce después de que en 2016 las ventas totales del grupo en el país asiático disminuyeran un 16% respecto al año anterior.

El CEO del grupo, Carlos Tavares, ha declarado en el Salón de Shanghái que el Grupo PSA necesita encontrar “un nuevo modelo de negocio” para China. El director ejecutivo se ha comprometido a reducir los costes de producción en el país oriental en un 10 %, así como a disminuir la inversión en compras y logística. Para el grupo con sede en Paris, la estrategia de venta y marketing es su principal objetivo. Otra de sus misiones para aumentar las ventas será relanzar la gama SUV en el país asiático.

El director financiero del grupo PSA, Jean-Baptiste De Chatillon, ha manifestado que los problemas del fabricante de automóviles en China son “profundos” y que necesitan crear una estrategia que mejore la relación con los concesionarios. “Necesitamos contratar nuevos talentos y reestructurar la actividad comercial. Estamos luchando para reducir costes en China, pero no a la velocidad que deberíamos” dijo De Chatillon.

El bajo rendimiento de comercialización en China, junto con la estabilización en ventas que ha experimentado en el mercado europeo, hace que el crecimiento mundial de la compañía haya sido de tan solo un 4,2 % en el primer trimestre.

Fuente: Autonews
Vía: Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta