El término “cénit del pétroleo” lleva circulando durante décadas desde que se comenzó a usar intensivamente este combustible, especialmente en Estados Unidos respecto a su producción nacional de petróleo. Sin embargo lo que más se oye ahora es “cénit de coches”, o car peak, que viene a ser la capacidad máxima de coches de un país. ¿Podrían precisamente los Estados Unidos haberlo alcanzado? Estudios realizados indican que el mercado americano está sobresaturado y empieza a reducirse. Sin embargo, a una escala global, estamos aún muy lejos de llegar a ese extremo.

Los últimos cinco años han sido los más duros desde la crisis financiera de 1929 y hay menos dinero para poder adquirir vehículos, empujando a mucha gente a no poder tener coche  (ya se habla de una plutocracia del mercado del automóvil). Hay indicadores que muestran que el número de propietarios de coches en Estados Unidos ha llegado a su punto más alto.

Una de las razones es que se han desarrollado nuevas zonas urbanas, con más opciones de transporte público. Otra que muchos jóvenes se están mudando a barrios céntricos donde no se necesita coche. Por otra parte, hay una expansión de servicios tales como el car sharing (compartir coches) o el renting, que ayudan a evitar costes de propiedad de un coche, como impuestos o seguros.

trafico los angeles

Sin embargo, cruzando el océano Pacífico, la clase media china está en pleno boom y las ventas de coches sobrepasan las americanas. La economía del dragón acaba apenas de levantar el vuelo. Apenas hay 93 millones de coches en manos de particulares, de una población de 1.300 millones de personas, con lo cual aún hay mucho margen para crecer.

Las estimaciones indican que, en el año 2050, pueden haber 662 millones de coches en China, el doble de los que hay en EEUU ahora mismo y aún así eso deja a más de 800 millones de chinos sin poseer uno. Cifras realmente escalofriantes en cuanto a la contaminación que puede desencadenar.

Y aun no hemos mencionado a otro país emergente: la India. Incluso con iniciativas que intentan aumentar la cuota de mercado de los coches híbridos hasta el 40%, el aire contaminado de urbes como Pekín o Nueva Dehli no haría más que empeorar.

El resto del mundo tiene un largo recorrido hasta llegar al máximo de su capacidad para albergar coches, pero incluso aunque EE.UU. eliminase todos sus coches, China e India se encargarían de contrarrestar la falta de coches y lo más seguro es que aumentase de forma exponencial. Un futuro sombrío en cuanto a la ecología de este Planeta.

Vía: Threehugger
Fuente: Transportation PIRG

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta