El pasado mes de marzo entró en funcionamiento Pegasus, el helicóptero que vigila las carreteras españolas y que controla la velocidad de los vehículos en la vía mediante un radar. Pues bien: es tal su eficacia que los radares del cielo se reproducirán y dentro de poco otros cuatro velarán (y volarán) por nuestra seguridad.

El radar cuesta 170.000 euros, como cualquier otro, pero a ello hay que añadir el tiempo de vuelo de un helicóptero, que no es barato precisamente. Da igual. La eficacia del sistema lo compensa. En su primer mes en funcionamiento, Pegasus multiplicó por cinco las sanciones impuestas por cualquier otro radar de las carreteras españolas.

Esta productividad ha llevado a la DGT a invertir 640.000 euros en la compra de otros cuatro radares iguales a la firma Etel 88, para equipar en otros tantos helicópteros. Es más, el organismo que dirige María Seguí ha adquirido a la misma empresa un sistema de captación de imágenes complementario a los nuevos cuatro radares por valor de 605.000 euros.

imagen DGT Pegasus

El objetivo, según la DGT, es ampliar la vigilancia en carreteras secundarias, donde se producen el 78% del total de víctimas mortales por accidentes de tráfico. Para ello, la intención es ir dotando con uno de estos helicópteros-radar a cada uno de los ocho centros de Gestión del Tráfico ubicados en Madrid, Valencia, Málaga, Sevilla, Zaragoza, Valladolid, A Coruña y Baleares.

El funcionamiento de los radares en helicóptero es sencillo: Tras detectar un exceso de velocidad, el dispositivo realiza tres medidas repetidas para cotejar que se infringe el límite. De ahí, la imagen se envía al centro de denuncias automatizado de León y, en última instancia, al domicilio del infractor.

En paralelo a la compra de nuevos radares, la DGT también está renovando su flota de helicópteros. En verano, el Consejo de Ministros autorizó un gasto de 28 millones de euros para renovar en los próximos años la flota de helicópteros del Cuerpo Nacional de Policía y la Dirección General de Tráfico. Mediante este acuerdo, se autoriza la contratación de siete helicópteros biturbina de tipo ligero, tres con destino a la Dirección General de la Policía y los cuatro restantes para la DGT.

Fuente: DGT

3 COMENTARIOS

  1. […] de radares en diferentes puntos de las carreteras de nuestra geografía. Al colocar un radar lo que se pretende es controlar la velocidad, que es la principal causa de los accidentes de […]

Deja una respuesta