¿Cómo viajaremos en el futuro? Es una de las grandes cuestiones en relación al mundo del motor. Ya son varios artículos en los que hablamos del futuro del transporte, que imaginan cómo será la movilidad de las personas a medio y largo plazo.

Después de conocer los planes de la ciudad de Hamburgo para acabar con los coches en 2034, nos llegan ahora noticias similares de Helsinki, capital de Finlandia. Allí ya han puesto sobre la mesa un plan para potenciar un tipo de sistema de transporte público, que incluiría a los vehículos privados, siendo usados de manera compartida, y sin estar en propiedad particular de nadie.

Navigant Research, sostiene que este sistema permitiría tener una cuenta con la que pagar todo el transporte público, que iría desde lo que conocemos actualmente hasta bicicletas y coches. De esta manera la gente dejaría de utilizar sus vehículos privados y utilizaría cualquier transporte… únicamente para el desplazamiento en que lo necesite, sin la necesidad de tener un coche o una bicicleta en propiedad.

Buses_in_Helsinki_centreEste sistema es complejo, y nunca antes se había planteado. No pretende sólo que nos olvidemos de algo tan arraigado en nuestra mente como son los vehículos en propiedad. Se trata de pagar por un servicio, la movilidad, dejando atrás el concepto de pagar por un producto.

La reducción de costes para el usuario sería muy grande. En caso de que este sistema funcionara, se dejarían de pagar grandes cantidades de dinero a los seguros, amortizandolos más ya que estarían funcionando todo el día y no sólo una parte de él como ocurre con los vehículos privados. También nos olvidaríamos de llevar el coche al taller o tener que pagar aparcamientos.

El nuevo concepto en el que trabaja la ciudad de Helsinki es más eficiente, eso está claro, pero supone un cambio de mentalidad muy grande. Los coches del futuro pasarían de estar inutilizados unas 20 horas al día (si es que vives muy lejos del trabajo) para pasar a ser usados todo el tiempo y por tanto hacer su vida más eficiente. La enorme depreciación de un coche se sufragaría entre muchos usuarios, de igual modo que cuando un autobús público deja de funcionar, nadie lo paga a título personal sino que lo pagamos entre todos.

Helsinki_Metro_bridge

Otro punto de debate sería lo caro que podría pasar a ser el tener un coche propio. Para todos los amantes de los coches que quieran un coche en propiedad, los impuestos por tenerlo podrían ser altísimos, con el fin de promover que todo el mundo usase la red de transporte común.

Puedes ser un amante y seguidor de estas ideas, o puedes estar totalmente en contra porque no quieres dejar de ir a trabajar en el coche en el que llevas haciéndolo desde hace 10 años. Son diferentes puntos de vista y es una nueva opción de futuro. ¿Renunciarías tú a tu coche?

Fuente: Green Autoblog

 

 

1 COMENTARIO

Deja una respuesta