Los hidroaviones comenzaron con mucha fuerza hace ya más de 100 años pero poco a poco se fueron ganando su espacio como principal instrumento de salvamento y principal apoyo para apagar grandes incendios. El pasado mes en China, presentaban el hidroavión más grande construido hasta la fecha, un mastodonte del cielo de 53,5 toneladas de peso que alcanza una velocidad de crucero de hasta 500 km/h.

El AG600 o el Dragon, como muchos le llaman con motivo del dibujo de dragón presente en la cola, cuenta con unas dimensiones de 37 metros de largo y 38,8 de ancho (contando las alas) con las que toma tierra y también agua, siempre que se cuente con unas determinadas condiciones como 2,5 metros de profundidad obligatorios. Todas ellas le hacen capaz de salvar hasta 50 personas de una vez a la vez que apaga fuegos.

hidroavión más grande del mundo

Más de un siglo de historia

Los hidroaviones cuentan con una larga trayectoria desde finales del siglo XIX. El primero en conseguir un trayecto exitoso, después de varios prototipos fallidos iniciados en 1898 con el austriaco Wilhelm Kress, fue Le Canard patentado por el francés Henri Fabre y que podemos observar en la imagen inferior. El primer viaje del primer hidroavión fue corto, tan solo 800 metros, pero dio el pistoletazo de salida para el desarrollo de muchos más.

primer hidroavión construido en Francia en 1910

Envidiosos, los estadounidenses tardaron poco en repetir el invento y crearon el primer hidroavión americano un año más tarde. Lamentablemente, muchos de ellos iban destinados con finalidad bélica, tanto para la primera como para la segunda Guerra Mundial.

Por aquel entonces se daban dos tipos de aviones acuáticos. El primero es el que hemos mencionado y era denominado hidroavión ya que se trataba de un avión que se mantenía sobre el agua pero no posaba su estructura principal sobre el agua. El segundo tipo de transporte eran los barcos flotantes que sí tocaban con el fuselaje el agua y permitía al vehículo funcionar como barco una vez en el agua.

primer fliying boat (1280x919)

Fueron buenos años para la industria que incluso consiguió que construyeran un aero-puerto, y nunca mejor dicho, solo para ellos en Hawái para cubrir vuelos comerciales desde la isla al continente americano. Pero el éxito de su uso comercial fue tan efímero que solo duró una década debido a su falta de aerodinámica y eficiencia estructural con respecto a los aviones terrestres. Desafortunadamente, 50 años después de su invención, el hidroavión y el barco flotante pasaron al rincón del olvido y se destinaron a la loable función de salvar vidas.

Diseños futuristas apuestan por un renacer

hidroaviones (4)

Pese a que los años 40 ya se podía dar por olvidado el uso comercial de los hidroaviones, nuevos diseños llevados a cabo por el departamento aeronáutico de College de Londres. Erriko Lweis, ingeniero en este centro, ha rescatado la idea del uso de estos gigantes aéreos para el transporte con nuevos diseños que podrían trasladar de 200 a 2.000 pasajeros.

La principal meta a la hora de mejorar los diseños existentes y volverlos más eficientes fue desarrollar un sistema que hiciera posible la movilidad en tierra y en agua sin perder eficiencia en ninguno de los dos terrenos.

Por el momento, han logrado este reto y desarrollado varios proyectos como el que se puede observar a continuación. El hidroavión de la imagen, denominado Skywhale y diseñado por Oscar Vinals en 2014, cuenta con una capacidad de hasta 800 pasajeros y se mueve por energía obtenida a través del hidrógeno y del sol.

design seaplane (1280x838)

Según comenta Lewis, los diseños están aún lejos de proporcionar viajes reales, no porque no se cuente con la tecnología necesaria sino que precisa de una década al menos para ponerlos en marcha. La financiación y el desarrollo del producto llevará tiempo pero puede que, en menos de 10 años, comencemos a ver estos pájaros de mar sobrevolando los cielos.

Vía: New Atlas, AerodynamixABC.net, Q13 Fox
Imágenes futuristas: cc James Vaugan

Ver galeria (12 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta