Como gran parte de la historia antigüa, los orígenes de la rueda están bastante oscurecidos por la imposibilidad de viajar en el tiempo para determinar quién fue su inventor. Durante mucho tiempo, se establecía sus orígenes en el conocimiento del carro con ruedas por los sumerios en el año 3.500 a. C.

En 2003 , se confirmó la fecha cuando unos arqueólogos eslovenos hallaron lo que sería la rueda más antigua del mundo en Liubliana. Esta primera rueda, construida en madera maciza, tiene 70 cm de radio, 5 cm de grosor y está acompañada de un eje de 120 cm. Con más de 5.000 años de edad, su antigüedad sería al menos de un siglo antes que las hasta entonces consideradas primeras piezas rodantes utilizadas para el transporte.

Pero no sería hasta muchos siglos después cuando la invención del neumático de la mano de John Boyd Dunlop revolucionaría el transporte. Nacido en Escocia, North Ayrshie, en 1840, se licenció como veterinario y ejerció como tal durante ocho años hasta que en 1867 dió con el invento que le haría pasar a la historia.

En 1887, creó su primer neumático con una cámara de aire para el triciclo de su hijo de nueve años. Las bacheadas calles de Belfast le eran muy incómodas al infante y, para resolver el problema del traqueteo, Dunlop decidió inflar dos tubos de goma con una bomba de aire. De esta forma, lograba aumentar la amortiguación del vehículo adaptando la adherencia y fricción al pavimento. Hasta entonces, se contaba con goma maciza para proteger la llanta.

Así pues, un 7 de diciembre de 1888, John patentaba su neumático con cámara. Dos años más tarde, esa patente fue invalidada por el inventor escocés William Thomson que había registrado la idea anteriormente en Francia en 1846 y en Estados Unidos en 1847, pero Dunlop luchó legalmente para revalidar su patente y la consiguió de vuelta. A pesar de contar con la patente y una empresa a su nombre conocida como la Dunlop Rubber Company, el inventor no hizo mucha fortuna con su invención, vendió su patente a William Harvey Du Cross a cambio de 1500 acciones de la compañía resultante.

Desde entonces, el neumático, del griego πνευματικός, “relativo al pulmón”, ha ido evolucionando a distintos tipos clasificándose entre diagonal o radial, este último es el más usual en los automóviles modernos. Incluso se han inventado aquellos que se separan y cambian de forma. No hay duda de que la rueda existente desde hace más de 5.000 años y el neumático de hace tan solo dos siglos son la base de la historia de la automoción y parece impensable cualquier tipo de vehículo sin ellos.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta