Resulta increíble saber que en 1903 a alguien se le ocurriese que la lluvia en el parabrisas de un vehículo en movimiento fuese un problema que podría ser eliminado. Entonces era algo aceptado por los pocos conductores que existían, que de vez en cuando quitaban a mano la humedad del parabrisas para poder ver mientras seguían conduciendo.

Mary Anderson limpiaparabrisas

Fue a una joven llamada Mary Anderson quien cambió esto con ua idea que se le ocurrió durante un viaje de Alabama a Nueva York. Poco más se sabe de ella. Solamente que, al llegar a la gran manzana, observó cómo los conductores debían parar su coche cada poco para quitar la nieve y el hielo del parabrisas. Fue entonces cuando pensó que el método podía y debía mejorarse, por lo que comenzó a diseñar un dispositivo para limpiar el parabrisas que pudiese ser activado desde el interior del coche.

Anderson solicitó una patente de un brazo oscilante con una lámina de goma. El dispositivo consistía en una palanca que podrían ser manipulados por el conductor desde el interior del vehiculo. La palanca movía un brazo que contaba con una cuchilla de goma que se movía a través del parabrisas y luego volvía a su posición original, eliminando así las gotas de lluvia o copos de nieve de la superficie del parabrisas.

La patente para este dispositivo se registró en 1903. Antes se habían patentado dispositivos similares al de Anderson, pero el suyo fue el primero que realmente funcionó. Además, el dispositivo podía ser fácilmente retirado si se deseaba, una vez acabado el invierno.

limpiaparabrisas ford t

Llama la atención que, cuando solicitó la patente, no había todavía demasiados coches. El famoso Ford T de Henry Ford no llegaría al mercado hasta 1908. Y aunque muchos pensaron que el invento no duraría, ya que opinaban que el movimiento de los limpiaparabrisas podría distraer a los conductores, en 1913 miles de estadounidenses conducían sus propios coches con limpiaparabrisas mecánicos. Ahora, un siglo más tarde, es casi imposible imaginar qué haríamos los conductores sin limpiaparabrisas.

Eso sí, parece que, como las ventanillas de manivela y los ceniceros, los limpiaparabrisas podrían abandonar pronto los coches modernos. McLaren, la marca creada por Bruce McLaren que celebró su medio siglo de vida en 2013, trabaja para adaptar a los parabrisas de sus superdeportivos un sistema de ondas sonoras de alta frecuencia similar a los que utilzian los aviones de combate.

McLaren parabrisas

Este sistema es muy parecido a los ultrasonidos que utilizan los dentistas para eliminar la placa de los dientes y por los médicos escaneo de los bebés o para quitar el polvo acumulado en los sensores de las cámaras réflex. Se trata de crear pequeñas vibraciones en la luna para que la lluvia, pequeños residuos e incluso insectos rebotasen en ella. Según McLaren, esto mejoraría mucho la visibilidad, además de poder eliminar el motor del limpiaparabrisas y reducir el consumo de combustible.

McLaren sería el primero en llevar este tipo de tecnología a los automóviles de serie, aunque probablemente no se estrenará antes de 2015 (el primer coche sin parabrisas podría ser el P13, el sustituto del McLaren MP-12C, un biplaza pensado para competir con el mítico Porsche 911). No sería un sistema difícil de implementar en un superdeportivo sin que afecte demasiado a su precio final, pero todavía estamos lejos de verlo en coches de producción masiva.

McLaren parabrisas 02

El director de diseño de McLaren, Frank Stephenson, aseguraba a The Suynday Times que esta tecnología ya está siendo utilizada por los militares y que le costó mucho una fuente de las Fuerzas Armadas se la revelase. “Le pregunté por qué no ves limpiaparabrisas en algunos aviones cuando están llegando a velocidades muy bajas para el aterrizaje. Me dijeron que no es un recubrimiento en la superficie, sino un sistema electrónico de alta frecuencia que nunca falla y está constantemente activo”.

Stephenson también aseguraba en esas declaraciones que no lloraría por la desaparición de los limpiaparabrisas. “Es una pieza arcaica. Los hemos tenido desde que comenzaron los coches y es uno de los últimos bastiones de diseño que superar. Alguien tiene que dar el primer paso y creo que será de McLaren”. En 2015 veremos cómo funciona esa limpieza de la nieve y el hielo del parabrisas totalmente automatizada.

Fuentes: McLaren, The Verge, MIT

4 COMENTARIOS

Deja una respuesta