Seguro que has oído hablar mil veces del muñeco de Michelin y lo habrás visto en numerosas ocasiones pero, ¿sabrías decir cuál es su verdadero nombre? Pues bien, el muñeco de Michelin, se llama Bibendum. Tiene a sus espaldas más de un siglo de historia y en este tiempo se ha convertido en una de las figuras corporativas más famosas e importantes. Y es que son muy pocos los que no son capaces de asociarlo con el famoso fabricante de neumáticos francés.

Como todos los grandes éxitos, la historia de Bibendum tiene mucho de casualidad. Allá por la década de los 90 del siglo XIX, los hermanos Michelin, que se dedicaban a la fabricación de neumáticos, estaban en una feria de exposiciones cuando uno de ellos, André, vio una pila de neumáticos en el suelo que le recordó a la figura de un hombre pero sin brazos. La idea finalmente siguió para adelante y los hermanos encargaron la creación de la mascota corporativa a un dibujante y caricaturista llamado O`Galop, naciendo así el primer muñeco Michelin de la historia.

Bibenbum Michelin 1898El primer boceto estaba inspirado en la Belle Époque y consistía en un muñeco gordito hecho de neumáticos que estaba representado en diferentes situaciones. Sin embargo, el origen de su nombre fue pura casualidad. O`Galop utilizó un antiguo boceto de un dibujo que había hecho para una cervecería en Munich, sustituyendo a un santo por el muñeco de neumáticos y dejando el siguiente mensaje: Nunc est bibendum (ahora es tiempo de beber).

Cuando el cartel se mostró por primera vez en una carrera en Francia fue todo un éxito y, como la mayoría de gente no sabía latín, creyeron que el muñeco se llamaba Bibendum, así que, finalmente se quedó con ese nombre. Pero no solo el primer cartel de Michelin se refería a la bebida, sino que su logo era “el que se bebía los obstáculos” y era común verle en imágenes bebiendo champán.

Bibenbum Michelin 1926Aunque al principio el muñeco tenía aspecto de momia gordita y tenía un aire un tanto siniestro (la revista Time lo incluyó en la lista de mascotas/logos más siniestros del mundo), pronto se transformó en un auténtico gentleman para la conquista del mercado británico en el siglo XX, en un triunfador en busca de unas damas en Italia en 1915 o incluso tomando el sol y adquiriendo un tono más grisáceo de cara a conquistar el mercado africano.

La primera aparición en televisión

Los primeros anuncios en televisión empezaron en torno a 1930. En ellos, una animación explicaba cómo había nacido el muñeco Michelin. Como vemos Bibendum ha sabido mantenerse en el liderato toda su vida debido, entre otras cosas, a su poder de adaptación a los nuevos tiempos y a los diferentes mercados. También que es una figura que ha nacido y crecido con el automovilismo y las carreras, lo que según palabras del CEO de la compañía “Le da un status más allá de cualquier logotipo corporativo. Está vivo de verdad”.

Con el paso de los años, Bibendum ha ido cambiando de forma, y se han sumado y quitado características. En los años 20, por ejemplo, dejó de fumar puros debido al auge de la tuberculosis y en los años 50 empezó a convertirse en una figura más redonda y amigable. Actualmente es presentado como un muñeco mucho más activo y atlético, llegando incluso a parecer a un superhéroe.

Sea como fuere, el muñeco Michelín es mucho más que un logotipo. Es historia del automovilismo y la publicidad  y está presente en museos, libros especializados e incluso tiene su propio corto (presentado en el Festival de Cannes en 2009 y que ganó un Oscar), en el que es el protagonista:

Fuentes: FastCo Design, Bussiness Insider, Michelin

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta