Colin Furze es un ingeniero autodidacta muy conocido en Gran Bretaña por sus inventos fuera de lo común que crea en el garaje de su propia casa, entre ellos cabe destacar la moto más larga del mundo o el coche para niño más rápido del mundo que le llevó a entrar en el libro de los Récords Guinness. Su última hazaña se llama Hoverbike, una moto voladora con un par de motores de parapente orientados hacia el suelo y unidos por un chasis propio de un vehículo futurista.

Si hace un mes nos sorprendía Thomas Senkel, un físico alemán, inventor de la primera moto capaz de surcar los cielos, el Skydriver One, ahora es el turno de Furze. Hoverbike no tiene ni freno ni asiento y aunque con sus dos aceleradores controle la velocidad de su moto voladora debe usar los pies para detener su invento. El británico además, como verás en el vídeo que acompaña este artículo, tiene que saltar para evitar que las palas de la hélice le corten.

hoverbike moto voladora 02

“Formalmente no tengo ningún título de ingeniería y nunca he volado con anterioridad”, explica el propio Furze. Sin embargo, su hito no solo está en haber sido capaz de construir esta moto voladora de forma casera sino que ha logrado que el fabricante automovilístico Ford haya apostado por el invento decidiendo patrocinar el proyecto con una inversión de miles de libras gracias a su campaña Unlearn.

Esta campaña de Ford fomenta la innovación incentivando a las personas a que prueben cosas completamente nuevas. La compañía estadounidense recibió 10.000 sugerencias en menos de 24 horas entre las que se incluía un heli-casco, un quadcoptero con motor de turbina y un helicóptero híbrido aerodeslizador.

Con el dinero que Ford le proporcionó, Furze pudo comprar dos motores de parapente, construir un chasis más sólido y desarrollar el sistema de dirección que es la parte más compleja del invento. En el vídeo se puede observar cómo Hoverbike es capaz de volar a más de un metro del suelo y moverse con absoluta fluidez a una velocidad moderada.

Vídeo: ColinFurze
Fuentes: UnlearnThe Telegraph

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta