Con cierta frecuencia vemos en los canales sensacionalistas trepidantes persecuciones entre la policía y alguien que ha hecho algo malo y decide huir en coche. Normalmente no suelen terminar bien, a no ser que el agente conduzca marcha atrás como Ryan Gosling en Drive y sea capaz de interceptar al delincuente sin provocar daños:

Hace poco salía al mercado una “trampa” que la policía estadounidense está considerando poner en marcha: un sistema capaz de perforar los neumáticos sin necesidad de anticipar el recorrido del perseguido en cuestión.

¿Lo último? Un dispositivo bautizado como Grappler Police Bumper: un gancho retráctil en forma de yugo colocado en la parrilla frontal. Se descuelga horizontalmente y lanza una “red” que se enrosca en la tracción trasera del coche fugitivo, que la bloquea para “probablemente” frenar el vehículo. Puede ser usado cuando hay tráfico e incluso ser camuflado con, por ejemplo, una bici. ¿Quién no lleva una bici colgada en la parte delantera del coche?

police-bumper-grappler

Desde Police Bumber afirman que se trata de una forma más segura y controlada de terminar una persecución. Lo cierto es que parece más bien todo lo contrario, a pesar de que demuestran su efectividad en varias situaciones: con curvas, con tráfico a los lados y dando bandazos. Es precisamente esta última situación la que nos preocupa. Además del hecho de que para que el dispositivo de retención tenga sentido el coche ha de poder alcanzar a los fugados y situarse justo detrás.

Por el momento sólo ofrecen demostraciones a los interesados (puedes verlo en directo) y el precio está por determinar. Se espera que llegue al campo policial en Estados Unidos, aunque se desconoce si podrá instalarse en todos los coches policiales

Si este invento llega a triunfar entre las autoridades, el olor a rueda quemada va a ser embriagador. Mejor que lo veas en acción; quizá entiendas mejor lo que supondría esta locura en nuestras carreteras:

Vía: Jalopnik
Fuente: Police Bumber

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta