Confieso que desde que escribí sobre el Bizzarrini GT 5300 Strada tenía muchas ganas de completar el relato con el Iso Grifo, el deportivo producido por el fabricante italiano Iso Rivolta entre 1963 y 1974.

La historia comienza cuando Giotto Bizzarrini, en 1963 diseña el Iso Grifo A3/L (L por Lusso:la palabra italiana para Lujo) para Renzo Rivolta, que estaba buscando al sucesor de su Iso Rivolta GT. Bizarrini, que ya había participado en el desarrollo del Ferrari 250 GTO, realizó también la versión de competición, el Iso Grifo A3/C (C por Corsa, carrrera) y ambos prototipos se mostraron en el Salón de Turín de ese mismo año.

iso-grifo-series-ii-1970-detalle-1

El éxito fue arrollador. La versión de producción dulcificaba algo las líneas del prototipo y el resultado fue uno de los Gran Turismo más elegantes de la época, con una carrocería diseñada por Giorgetto Giugiaro, de Bertone. Bajo el capó el Iso Grifo se ocultaba el motor V8 de 5.4 litros del Chevrolet Corvette, con 300 o 350 CV, ligados a un cambio Borg-Warner de 4 velocidades. Fabricados en Estados Unidos, se revisaban y modificaban antes de ser montados (ya se hacía así con el Iso Rivolta GT). El resultado era apabullante: un coche de menos de 1.000 kg con más de 400 CV, capaz de superar los 275 km/h.

Renzo Rivolta se volcó con el Iso Grifo A3/L, pero Giotto Bizzarrini quería centrarse en el A3/C de competición. La producción de ambos se separó y hubo tensiones entre ambos…  que acabó en la total separación en 1965 (tras fabricarse apenas 22 Grifo A3 /C). Giotto acabaría fabricando los Bizzarrini 5300 Strada y Corsa y otros interesantes modelos como el Bizarrini Europa antes de qudebrar en 1969, pero esa es ya otra historia.

iso-grifo-series-ii-1970-5

El 1965 comienza la fabricación del Iso Grifo GL de Renzo Rivolta que entregaba 390 CV en su versión de producción y podía alcanzar nada menos que 110 km/h en la primera marcha. Los clientes lo adoraban por su mezcla de potencia y elegancia y no tardan en llegar versiones especiales, como un Iso Grifo Targa (mostrado en octubre de 1966 en Turín, apenas se fabricaron 13 en la primera serie). En 1968 llegarían el Grifo 7 Litri, con el bloque del Corvette L7, un motor de siete itros que necesitó que hiciesen un abultamiento el el capó para darle cabida. Rendía la friolera de 435 CV a 5800 rpm y se decía que alcanzaba 300 km/h de velocidad punta. Hoy sigue siendo el más deseado.

La unidad que ilustra este articulo el del Iso Grifo Serie II. Llegó en 1970 y apostó por refinar la línea del deportivo, modificando todo su frontal, con unos faros escamoteables. Es de las más buscadas, porque apenas se fabricaron 78 unidades (322 de la Serie I, de los que hasta 90 fueron 7 Litri). Si ya es de los Iso Grifo Serie II Targa (4 unidades, 17 entre las dos series, aunque hubo algunos no oficiales) o de los Serie II de cinco velocidades (23 unidades), su rareza ahce que alcancen precios desorbitados.

iso-grifo-series-ii-1970-3

Esta unidad, con chasis número 336, tiene un punto histórico que la hace incluso más deseable. Fabricado en octubre de 1970, y equipado con el motor Chevrolet 350/350, tiene la codiciada caja de cambios de cinco velocidades ZF y el aire acondicionado, fue el prototipo que se expuso en el Salón del Automóvil de Turín en 1970. El primer Iso Grifo Serie II que pudo ver el público (entonces no había filtraciones, fotos espía ni robos de imágenes de servidores).

Se trató del coche que salía en todos los eventos promocionales, el catálogo original de publicidad (entonces era blanco, pero luego se pintó en el plateado actual, en la propia fábrica)… y además fue el automóvil personal de Piero Rivolta, que había sucedido a su padre como director de la compañía tras su muerte en 1966.

iso-grifo-series-ii-1970-interior-2

Hay cosas únicas en este coche, como su volante de madera más grueso, una demanda de Piero Rivolta y la plancha de madera con el distintivo “IsoRivolta”, montada con fines publicitarios. Esto hizo necesario trasladar algunos de los controles del tablero al panel a la zona frente a la palanca de cambios.

El coche fue importado a los Estados Unidos en 1982 y ha estado con su actual guardián californiano, miembro fundador del Iso Bizzarrini Owner’s Club, desde 1996. Conserva el interior azul completamente original o la llave con el estampado original Grifo. Una auténtica rareza dentro de las unidades de un coche tan extraordinario como escaso,ya que la compañía cerró sus puertas en 1974, debido a la crisis del petróleo. Por cierto, si tienes la suerte de poseer uno, un antiguo empleado de Iso, Roberto Negri, dirige una pequeña empresa en Clusone (Italia), donde Grifos de todo el mundo son restaurados siguiendo las especificaciones originales.

Fuente: RM Sotheby’s
Galería de fotos: David Bush, cortesía de RM Sotheby’s

Ver galeria (29 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta