Si preguntasa un conocedor del mundo del automóvil cuál fue el Jaguar más famoso de todos los tiempos, a buen seguro que responderá el E-Type (el “coche más bello del mundo”, según Enzo Ferrari y el cuarto de los mejores coches de la historia para Playboy).

Pero es innegable que el Jaguar E-Type nunca fue realmente un coche con un enfoque de competición… a pesar de que compartía muchas colas de diseño con el D-Type, su “hermano mayor” y un coche conocido por su destreza en las carreras (no en vano ganó las 24 Horas de Le Mans tres años consecutivos, de 1955 a 1957).

Jaguar E-Type Serie 1 3.8-Litre Competition Coupe 1952 02

Jaguar E-Type Serie 1 3.8-Litre Competition Coupe 1952 03
Jaguar E-Type Serie 1 3.8-Litre Competition Coupe 1952 06

A pesar de que desde 1961, cuando comenzaron las entregas del Jaguar E-Type, comenzó a competir, ganando algunas carreras de la clase Gran Turismo (con Graham Hill al volante, por ejemplo), estaba claro que la tecnología de competición había avanzado mucho desde que años atrás el D-Type rugía por el circuito de la Sarthe. Además, en 1963 la Clase GT empezó a contar con un Campeonato de Constructores de 1963, de ahí que Jaguar decidiese desarrollar un pequeño lote de vehículos ligeros muy especiales. Todo un desafío a Ferrari

Las regulaciones de la FIA para la categoría Gran Turismo establecían que debían fabricarse un mínimo de 100 coches, pero permitía modificaciones carrocerías. Ese fue el resquicio legal que Jaguar empleó: afirmar que sus Jaguar E-Type Lightweight era E-type estándar equipados con una carrocería alterada (fue la misma laguna que utilizó Ferrari para homologar los Ferrari 250 GTO, afirmando que eran modificaciones del 250 GT).

Jaguar E-Type Serie 1 3.8-Litre Competition Coupe 1952 07

Jaguar E-Type Serie 1 3.8-Litre Competition Coupe 1952 19
Jaguar E-Type Serie 1 3.8-Litre Competition Coupe 1952 14

Se fabricaron 12 Jaguar E-Type Lightweight (pensaban fabricar 18, los seis restantes se hicieron el año pasado, medio siglo después), desde cero con carrocería de aluminio, aunque en teoría eran coches de carretera de serie con modificaciones adicionales, de ahí que sus chasis fuesen numerados en la secuencia normal de producción.

Para crear el Jaguar E-Type Lighweight de 1963, el monocasco de acero y los paneles exteriores de la carrocerís del E-Type se remanufacturaron en aluminio, lo que conseguía reducir su peso 114 kilogramos. Bajo el capó contaba con un motor de seis cilindros en línea de 3.868 cc, de doble árbol de levas con accionamiento por cadena y culata de aluminio con cámaras de combustión hemisféricas. Con tres carburadores Weber, rendía 340 CV de potencia a 6.500 rpm, con 380 Nm de par a 4.500 rpm. Iba acoplado a una caja de cambios manual de cuatro velocidades, pero a finales de 1963 montaban ya una de cinco velocidades ZF.

Jaguar E-Type Serie 1 3.8-Litre Competition Coupe 1952 motor 02

Por desgracia, los Jaguar E-Type Lighweight no lograron alcanzar su potencial en las competiciones de resistencia, aunque sí eran capaces de vencer a los Ferrari 250 GTO en las distancias cortas. En este medio siglo estos coches tan especiales han competido con éxito en todo el mundo, elevando el nivel alcanzado en sus primeros tiempos.

Y es que, en los años que han pasado desde el final de su producción muchos competidores han creado sus propias versiones de competición del coche. Tomando la base de un Coupé Serie 1 o Serie 1.5 como plataforma, mejoraban suspensiones, frenos, ruedas y neumáticos… hasta donde permitiese la normativa lo permita. Este que ves en las imágenes es uno de esos Jaguar E-Type Competition, una de las versiones más especiales.

Jaguar E-Type Serie 1 3.8-Litre Competition Coupe 1952 interior 01

Este Jaguar E-Type Coupé en particular, tiene a sus espaldas una carrera en el mundo de la competición de 20 años, con aprticipaciones en las 6 horas de Spa. Totalmente preparado y listo para competir (a la vez que apto para circular por carretera), tras una completa renovación mecánica a principios de 2015.

Pues bien, a pesar de que ahora estos E-Type son uno de los coches deportivos británicos más buscados por los coleccionistas más pudientes y que salía por un precio bastante “razonable” (entre 140.000 y 170.000 euros) no consiguió venderse en la subasta celebrada el pasado 10 de diciembre. Y es que las modificaciones no son siempre buenas consejeras a la hora de vender Si quieres (y puedes) aún estás a tiempo de contactar con el dueño y hacerle una oferta.

Fuente: Bonhams
Galería de fotos:

Ver galeria (28 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta