El Circuito de Motorland de Aragón fue testigo de uno de un evento que sin duda pasará la historia: Un joven consiguió superar el récord de esquí sobre asfalto. Si, has leído bien, esquí sobre asfalto. Se trata de una modalidad del esquí convencional, en el que se debe ir enganchado a un coche y tratar de no perder el equilibrio.

El joven que se encargó de realizar esta azaña fue el madrileño de origen británico Jan Farrell. Jan, comenzó con el esquí en asfalto en el año 2001, y desde entonces se propuso batir el récord en esta categoría. “Técnicamente, esquiar en estas condiciones es muy complicado”, afirma el esquiador británico, “durante el intento de récord del mundo estuve luchando constantemente contra el asfalto, ya que los esquís cobraban vida propia, volviéndose muy inestables a partir de 50km/h”.

El esquiador consiguió alcanzar los 63,78 km/hora, superando los 51,4 km/horas en los que estaba fijado el anterior récord. Jan tuvo que recorrer 1.726 metros antes de alcanzar el récord. El coche encado de conducir al esquiador fue un Ferrari 458 Italia Competizione. Fueron los 580 caballos que tiene el coche los que ayudaron a Jan a conseguir su meta.

En lo que respecta a los esquís de Jan, estos no llevaban ruedas, de hecho son del mismo tipo que se utilizarían para descender en la nieve. Son unos esquís Atomic de 1,95 metros, algo más duro que los normales y sin camber. En esta ocasión, el traje que llevaba si era diferente al de los descensos, ya que el joven esquiador utilizó un atuendo más típico para conductores de motos que para esquiadores: Mono de cuero y casco de moto.

Por supuesto, después de la experiencia los esquíes que utilizó Jan Farrel han quedado completamente inservible, y actualmente forman parte de dos museos diferentes, uno de ellos el del circuito y otro para el Formula GT Experience”.

Fuente: Jan Farrell

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta