El auge del coche eléctrico parece tener como único protagonista a Tesla, pero en realidad muchos de los grandes avances de este sector se está produciendo en Japón, donde empresas como Nissan han demostrando que estos vehículos cada vez gustan más y son demandados.

Precisamente, según un último informe de Nissan Motor, en Japón actualmente ya existen más puntos de recarga para coches eléctricos que gasolineras. Las estaciones de recarga para vehículos eléctricos, incluyendo puntos de recarga  y las ubicadas en los propios hogares, han aumentado a 40.000 en el último año, superando así a las 34.000 gasolineras con las que cuenta el país del sol naciente. Es cierto que las gasolineras pueden dar servicio a muchos más coches, pero sin dudas esta cifra deja claro el interés que hay por este segmento emergente.

En Japón, en tan solo 4 años, la infraestructura que promueve y apoya el uso de los vehículos eléctricos se ha convertido en la más grande del país, superando incluso a la red de infraestructuras de la industria petrolera, de la que durante décadas ha sido la tercera mayor economía del mundo.

En Nissan opinan que la demanda no dejará de crecer, y en Toyota tienen datos que confirman esa sensación: la demanda de sus nuevos Toyota Mirai basados en pila de combustible hidrógeno ha superado todas las expectativas. Las hidrogeneras se sumarán a la revolución energética.

Causas del auge de los coches eléctricos

Hace unos años, todavía no se había producido este boom y, la ansiedad por quedarse sin batería en medio de un atasco o una carretera había restringido la demanda de los consumidores japoneses. Sin embargo, a medida que la red de recarga se iba ampliando y los fabricantes aumentaban la vida de las baterías, iba aumentando, a su vez, la confianza de la gente en los vehículos eléctricos. La batería de un Nissan Leaf, por ejemplo, puede recorrer tranquilamente 135 kilómetros con una solo carga.

puntos recarga japonPor otro lado, como las estaciones de carga se han vuelto cada vez más comunes, cada vez hay más servicios de apoyo a los coches eléctricos. Un ejemplo, es una aplicación móvil que combina los datos de ubicación con tecnología GPS, para llevar a los conductores hacía las estaciones de recarga más cercanas.

Uno de los principales problemas de este elevado número de estaciones de recarga es que muchas de ellas se encuentran en garajes privados. Muchos fabricantes de automóviles han reconocido que las grandes compañías petroleras son reacias a instalar enchufes al lado de los surtidores de gasolina, así que los japoneses están empezando a construir sus propias redes de electrolineras.

En EE.UU., otro de los grandes mercados de coches híbridos y eléctricos, algunas compañías como Tesla Motors tiene su propia red de estaciones de carga por todo el país. Otros fabricantes, como BMW o Volkswagen ya han unido sus fuerzas junto con la red operada por ChargePoint, y planean construir hasta 100 estaciones de carga rápida a lo largo de las carreteras más congestionados de toda la costa americana.

tesla-model-s-supercharging-2

Con la fecha de caducidad del petróleo cada vez más cerca, los modelos eléctricos pueden ser una buena alternativa para muchos conductores. Sobre todo cuando las facilidades para instalar estos puntos de recarga en garajes aumentan… ya solamente falta reducir el tiempo de carga para hacerlos totalmente viables. Lo que está claro es que el aumento de las estaciones de recarga ha hecho que el mercado de los vehículos eléctricos en Japón creciese como la espuma. ¿Sucedería lo mismo en España si las autoridades apostasen por ellos?

Vía: Ecoinventos, Xataka

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta