La línea deportiva de los Volkswagen mejora con el paso del tiempo, y aunque no tiene un nombre con una reputación tan alta como la de BMW, hacen que los coches tengan un aire bastante diferenciador de cualquier otro modelo. Los éxitos cosechados en las pistas de rally, principalmente con el piloto Sébastien Ogier, están ayudando a que esa deportividad de ganador se esté viendo en la producción de los coches de calle.

En este caso, hablamos del Volkswagen Polo, ya sabemos que es un coche muy deportivo que ha ganado enteros en este aspecto con su última renovación. Formas más cuadradas y agresivas dan como resultado un coche al que si le sumamos el kit R-Line deja como resultado una auténtica maravilla. El paquete, exterior únicamente, da unos toques estéticos y aerodinámicos basados en el Polo R WRC de Oiger que rematan la buena figura que ya traía el Polo de serie.

logo R-LineLlantas de 16 pulgadas y disponibles como opcionales otros dos modelos de 17 pulgadas. El parachoques delantero y trasero se ven afectados por este nuevo paquete. El primero de éstos, se adapta para incluir un radar en él que controle el Front Assist y el control de crucero. Por otro lado, el Volkswagen tendrá además equipado un spoiler. Esta línea deportiva supondrá un sobrecoste de 1.180 euros y sólo podrá ser añadido a la versión Sport.

Fuente: Volkswagen

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta