La mayoría de los conductores sabrán qué molesto resulta, además de peligroso, que alguien en sentido contrario circule con las luces largas puestas. Es clave para la seguridad vial saber cuándo y cómo utilizar las luces del coche, ya que resulta crucial tanto para ver obstáculos como para ser vistos sin molestar. Utilizar mal las luces supone también poder ser multado por ello, pero en China se han pasado.

Resulta que los agentes de policía de tráfico local de la ciudad de Shenzhen, al sureste de la provincia de Guangdong, han creado un castigo para todos aquellos conductores a los que cacen con las luces largas puestas cuando no son precisas (sobre todo durante la circulación urbana). Quieren que compureben en sus carnes (mejor dicho, en sus ojos) cómo la luz los ciega por completo, obligándolos a sentarse y mirar fijamente, durante cinco minutos, los faros de su coche mientras tienen las luces largas puestas.

Full Beam Drivers Forced By Police To Stare At Their Lights

Para justificar esta auténtica tortura, la policía asegura que se han producido una serie de accidentes que atribuye a que los automovilistas se olvidaban las luces largas puestas.

Esto no libra a la gente de la multa por infringir el código de circulación chino, que asciende a 300 yuanes (unos 40 euros al cambio). Eso sí, cuando alguien se niega a someterse al castigo extra, se le confiscará su coche e incluso corre el riesgo de perder su permiso de conducir por un tiempo. Varios conductores que han sufrido el castigo se quejaban a los medios de comunicación locales del calvario que supone mirar durante cinco minutos a unos faros encendidos, tan de cerca.

luces trafico china 02

Desde el departamento de policía de tráfico local son conscientes de que reciben algunas críticas, pero aseguran que, “en general la gran mayoría de la gente ha aprobado la iniciativa”. Aseguran que así la gente tendrá una mejor idea de lo que supone para el otro conductor ver las luces largas y que actuará de modo más responsable en el futuro. También que no quieren dañar sus ojos… pero no nos parece que, si realmente no quisieran hacerlo… pues no aplicarían esta auténtica tortura, o al menos no durante tanto tiempo.

¿Estas nuevas formas visionarias para frenar malos hábitos de conducción de los ciudadanos? ¿Qué harán cuando se encuentran con los nuevos sistemas de iluminación, como el High Beam de Volvo, que consiguen luces largas sin deslumbrar? En Weibo, la red social china, ya preguntan a la policía en qué ley o reglamento se basa ese castigo, al que comparan con la ley del talión “ojo por ojo, diente por diente”. No les falta razón.

Vía: Motorpasión, Wall Street Journal
Foto: Weibo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta