La empresa de estrategia empresarial IHS afirma que la venta global de vehículos alcanzará el máximo en la próxima década. Según esta firma, la venta de vehículos en 2016 llegará a 100 millones, mientras que la producción será de 120 millones de coches, casi el 50% más que en 2013.

Será el temido car peak, a partir del cual las ventas de coches comenzarán a bajar. Se trata de una seria amenaza tanto para las compañías fabricantes de vehículos como para los fabricantes de piezas y compañías de combustibles, que tendrán que adaptarse a los nuevos tiempos y nuevas necesidades. Según otro estudio, fabricantes como GM y Ford tendrían que reducir la producción en Norteamérica hasta en un 68 y 58 %.

Las causas son de sobra conocidas. A pesar del aumento de población, cada vez más gente vive en las grandes ciudades, donde la concentración de habitantes y la buena oferta de transporte público convierte al coche en un engorro. Dificultad para encontrar aparcamiento, encarecimiento de los combustibles, interminables atascos… todos estos motivos, entre otros, hacen que el coche solo sea mantenido por ricos, gente que lo necesita para trabajar y los apasionados.

Las empresas de car-sharing, con webs y apps que permiten encontrar gente que realice un mismo trayecto para compartir el coche, también son una opción muy utilizada, incluso para realizar viajes largos.

Madrid contaminacion

Por otro lado, la contaminación que cubre las ciudades del planeta hace que los gobiernos cada vez estén más en contra, y por lo tanto pongan más impedimentos (impuestos y prohibiciones), a la presencia de vehículos particulares en ellas.

Además, cada vez es menos común entre los jóvenes sacarse el carné de conducir, ya sea por falta de interés, por falta de recursos económicos o incluso por miedo (Ford ha publicado recientemente un estudio que afirma que un 88% de los americanos menores de 34 años tienen más miedo de otros conductores que de la propia muerte o de hablar en púbico). Esto reducirá la demanda de vehículos nuevos de manera considerable.

Una de las alternativas que tendremos en el futuro serán los coches autónomos. Esta tecnología posiblemente abaratará los costes de compartir coche, reducirá el tráfico y la contaminación. Hay ya estudios realizados (centrados en Singapur) que indican que solamente se necesitaría un tercio de los vehículos para realizar el mismo número de desplazamientos.

Es por todo esto que las empresas del sector necesitan un cambio de mentalidad para adaptarse a las nuevas necesidades, por ejemplo, creando coches que puedan ser compartidos, mejorando los coches eléctricos. En el otro lado, las grandes ciudades deberán mejorar sus infraestructuras, puesto que llegará un punto en el que el transporte público pueda estar saturado.

Y tú, ¿podrías vivir sin coche?

Vía: Autonews

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta