Será en el Salón de Detroit donde se presente en socieddad el Lamborghini Aventador S, una evolución del Aventador LP 700-4 que conocimos allá por 2011 que es hasta 40 CV más potente, además de recibir mayor tecnología y presumir de más agilidad. Prácticamente se sitúa a la altura del portentoso Aventador SV.

Hay también ligeros cambios estéticos, como el parachoques delantero, más agresivo y con unas nuevas aletas que aportará hasta un 130% más apoyo aerodinámico. En la zaga también hay mejoras en este apartado, con el alerón móvil que se puede ubicar en tres posiciones: la más alta genera un 50% de mayor apoyo aerodinámico y en la más baja ofrece hasta un 400% menos de resistencia al aire. En esa zona hay también cambios en el paragolpes, con un nuevo difusor que integra las tres salidas de escape en posición central, más ligeras y nuevas tomas de aire para que respire el V12 que recuerdan a las del Countach.

lamborghini-aventador-s-2017-05

lamborghini-aventador-s-2017-01
lamborghini-aventador-s-2017-04

En el apartado mecánico se mantiene el propulsor 6.5 V12 atmosférico, que alcanza ahora 740 CV de potencia máxima a 8.500 rpm (antes 700 CV a “sólo” 8.350 rpm) y nada menos que 690 Nm a 5.500 rpm. Se mantiene el cambio ISR de 7 relaciones, que envía a las cuatro ruedas ese torrente de poder, con reparto activo del par entre ejes. Las prestaciones son igual de apabullantes: acelera de un 0 a 100 km/h en 2,9 segundos y alcanza una velocidad máxima de 350 km/h.

A pesar de que solamente se queda a 10 CV y un paquete aerodinámico del Aventador SV que bajó de 7 minutos en Nürburgring, cuenta con sistemas pensados para ir tranquilo, como el sistema de desactivación de cilindros para ahorrar combustible. Perfecto para el modo Strada (reparte el par 60/40, priorizando el tren delatero). Para dar rienda ruelta a la locura están el modo Sport (90 % al eje posterior) y el Corsa (reparto del par de 80/20, más efica) a los que se une ahora el modo Ego (dirección, respuesta motor, tracción y suspensiones activas con amortiguadores magnetoreológicos personalizables por el conductor), gracias a la nueva gestión electrónica.

lamborghini-aventador-s-2017-10

Sin embargo, estas mejoras mecánicas y prestacionales no son la verdadera novedad, sino que es la Lamborghini Rear-wheel Steering (LRS), una dirección a las cuatro ruedas que promete mejorar la agilidad a bajas velocidades, cuando los traseras giran en la dirección opuesta a las ruedas delanteras (lo que reduce ligeramente la distancia entre ejes). Y también aporta estabilidad a altas velocidades, pues giran en el mismo sentido, mejorando el paso por curva.

Con este sistema el Aventador sigue el camino abierto por el Ferrari F12tdf, que también lo incluía (y posiblemente la evolución del F12berlinetta). Pirelli ha desarrollado un nuevo juego de neumáticos P Zero específicos para las habilidades del superdeportivo con el nuevo eje trasero direccional.

lamborghini-aventador-s-2017-interior-01

En el interior no se pierde una pizca de espectacularidad. Sí se aprecia un nuevo cuadro de instrumentos, totalmente digital, además de un sistema multimedia compatible con Apple CarPlay para integrarse mejor con algunas app del móvil. Puede contar también con un sistema de telemetría para ver el rendimiento del coche en circuito.

La marca de Sant´Agata Bolognese ya indica que el Aventador LP 700-4 dejará de fabricarse en 2017, cuando entre en producción este Lamborghini Aventador S, que llegará al mercado la próxima primavera por 281.555 euros, cifra que no incluye impuestos.

Fuente: Lamborghini
Galería de fotos:

Ver galeria (11 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta