Actualmente los fabricantes de automóviles están incluyendo numerosas tecnologías inalámbricas que están permitiendo una conducción mucho más segura y eficiente e, incluso, no dentro de mucho tiempo los coches podrían circular solos mediante sistemas de conducción autónoma. Sin embargo, a pesar de todos estos esfuerzos por parte de las compañías en sacar las últimas tecnologías, las posibilidades de que los hackers puedan tomar parte del control de tu coche o robar algún dato personal, son todavía bastante altas.

Por eso, en Estados Unidos el senador demócrata Edward Markey (Massachusetss) quiso plantear una serie de preguntas a los principales fabricantes de coches americanos, después de que recientemente un grupo de investigadores de ese país lograse demostrar como estos piratas informáticos son capaces de hacerse con el control de algunos coches. Aunque Aunque Markey no cita incidentes reales, algunas de las cosas que los hackers podrían hacer con tu coche son:

1. Control del movimiento del automóvil

Haciendo que un coche de repente acelere, frene, gire en otra dirección, encender las luces o tocar la bocina.

2. Modificar algunos indicadores

Por ejemplo, las agujas del nivel de gasolina o el velocímetro.

3. Encontrar la ubicación exacta de un vehículo

4. Lectura de datos privados o desactivar tu coche

Los coches nuevos también son capaces de recopilar grandes cantidades de datos sobre el historial de conducción de un vehículo a través de una serie de tecnologías preinstaladas, que incluyen sistemas de navegación, telemática, información y entretenimiento o sistemas de asistencia de emergencia que permiten a los concesionarios de automóviles realizar un seguimiento de cada vehículo o ver, en otras cosas, que conductores no están al día con sus pagos, pudiendo incluso desactivarlos por completo mediante el control remoto.

Además, en la mayoría de los casos, no son las propios concesionarios los que acceden a estos datos sino que son empresas intermediarias contratadas por ellos, los que tienen el poder y el acceso a estos datos. Por lo tanto, cuantas más partes intervengan en el proceso, lógicamente más difícil será garantizar la seguridad.

Der neue smart forfour, 2014The new smart forfour, 2014Las respuestas de los 16 fabricantes que participaron en el estudio son bastante reveladoras. “Actualmente, no existen las medidas de seguridad adecuadas para proteger a los conductores contra los hackers informáticos que pueden ser capaces de tomar el control de un vehículo o recopilar y utilizar información personal del conductor”.

La mayoría de coches y camiones que se fabrican hoy en día, son una especie de pequeños ordenadores que suelen tener hasta 50 unidades distintas de piezas electrónicas e inhalámbricas, como los sistemas de monitoreo de presión de los neumáticos, sistema Bluetooh, conexión a internet o Wi-Fi, arranque sin llave mediante control remoto, sistemas antirrobo y otro largo etcétera.

“Los conductores hemos llegado a depender de estas nuevas tecnologías, pero lamentablemente los fabricantes no han hecho su parte para protegernos de estos ataques cibernéticos o de invasión de la privacidad”, dijo Markey en un comunicado.

Por otro lado, los conductores a menudo son somos del todo conscientes de la recopilación de datos que pueden tener de nuestros coches y, cuando queremos desactivar alguna de estas opciones, podemos quedarnos sin alguna característica valiosa como, por ejemplo, el sistema de navegación. No nos damos cuenta de lo simple que es, por ejemplo, que nos metan un virus a través de nuestro smartphone, aprovechando los servicios que las marcas ofrecen para la teleasistencia o mediante un CD de entretenimiento infectado.

Por todo ello, hace unos meses los principales 19 fabricantes de automóviles -que representan la mayor parte de los vehículos de pasajeros y camiones ligeros vendidos en EE.UU.- acordaron un acuerdo voluntario para asentar las bases y principios para proteger la privacidad de todos los conductores.                                                                                                                                             Por su parte, la Sociedad de Ingenieros Automotrices también ha establecido un comité de seguridad que está evaluando la vulnerabilidad de los coches a la piratería y está elaborando un manual sobre normas y mejores prácticas para ayudar a garantizar la seguridad del sistema electrónico de control.

Los fabricantes que respondieron a Markey son Chrysler, Ford, BMW, General Motors, Jaguar, Volkswagen-Audi, Honda, Hyundai, Land Rover, Mazda, Mercedes-Benz, Porsche,Mitsubishi, Nissan, Subaru, Toyota y Volvo. Otros tres fabricantes de automóviles (Tesla, Aston Martin y Lamborghini) no respondieron a su solicitud de información.

Vía: America.Aljazeera

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta