Como todos sabemos las luces de freno solo se activan cuando pisamos el pedal. Aunque el coche vaya perdiendo poco a poco velocidad de forma accidental o por la propia inercia, las luces solamente se encenderán si nosotros decidimos presionar el pedal del freno (a no ser que lleves un coche eléctrico como los BMW i3 o Nissan Leaf que probamos. Este hándicap puede provocar colisiones, cuando el conductor que va detrás no mantiene la distancia de seguridad o cuando va despistado y no es consciente de esa reducción de velocidad accidenta.

Para acabar con estos problemas, Stopfix nace para mejorar la comunicación entre los vehículos. Ha creado la primera luz de freno que se enciende de forma automática sin necesidad de que el conductor avise al dispositivo. Estas bombillas son de LED y se encenderán siempre que el coche sufra una desaceleración, independientemente de que nosotros pisemos o no el pedal. Te preguntarás como han conseguido esto los fabricantes. Muy sencillo. La bombilla cuenta con un sensor de desaceleración en su interior que le permite reconocer cuando el coche está perdiendo velocidad.

Pero, ¿cómo se enciende la bombilla si el  coche no le pasa corriente? La bombilla también cuenta con una batería que puede durar tres horas cargada y que se mantiene encendida durante veinte segundos. Quizás piensas que es muy poco tiempo, pero lo cierto es que no se necesita mucho más. Pues si perdemos velocidad más de 20 segundos es que vamos a pisar el pedal de freno. Esta batería se recarga cuando frenamos por lo que no tenemos que preocuparnos. También es resistente al agua, su brillo es más potente que el de las bombillas normales y sus fabricantes prometen una duración de cinco años.

A diferencia de otros sistemas, como el de BMW, Stopfix no necesita de una instalación interna. Por lo que es compatible con la gran mayoría de motos, coches u otros vehículos que usan este tipo de conectores. Aunque debemos matizar, pues la empresa Mech Optix lo diseñó en un principio para motos, pero tiene por objetivo aplicarlo en otros automóviles. Su precio inicial es de 72 euros por una bombilla y 125 por el par. Aunque actualmente hay una contraoferta que es 54 euros por una y 89 por dos.

Fuente: Mech Optix

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta