Está claro que tanto los coches eléctricos dominarán el mercado de los automóviles en el futuro o así, al menos, debería ser para reducir la dependencia del petróle de la sociedad actual. No es de extrañar entonces que cada surjan nuevos avances e investigaciones encaminados a resolver los problemas de los vehículos impulsados con esta energía.

En esta ocasión, un equipo de científicos de la Universidad Tecnólogica de Queensland (QUT) en Australia y otro de la Universidad Rice en Houston (Estados Unidos), han creado una nueva tecnología que permitiría a los coches eléctricos auto-recargarse utilizando la energía almacenada en su propia carrocería.

Volvo ya intenta ocultar las baterías en la carrocería, pero esta tecnología es algo diferente. Utiliza una especie de “supercondensadores” ligeros que, junto con las baterías que llevan incorporadas los coches eléctricos, podría aumentar en gran medida la autonomía de un coche eléctrico, además de su potencia. Estos supercondensadores son una especie de “sándwich” de electrolitos, situados entre dos electrodos de carbono y que han sido llevados al extremo hasta obtener una fina película de alta densidad que puede ser acoplada a los distintos paneles colocados en la carrocería del coche (techo, puertas, capó, suelo…).

electrodo-de-bateriaDespués de una carga completa, podrá circular hasta 500 km sin necesidad de recargar; una cifra similar a la de un automóvil con motor de gasolina, y más del doble del límite actual de autonomía de los coches eléctricos.

Además, lo mejor de todo esto es que el material del que están hechos estos supercondesadores son muy baratos de producir, por lo que el precio no supondrá un problema extra a la hora de apostar por los coches eléctricos.

Los resultados, publicados en la prestigiosa revista Journal of Power Sources, afirman que en unos cinco años esta tecnología podría llegar al maecado. Se espera que el supercondensador pueda ser desarrollado para almacenar más energía que las baterías de ión-litio de los coches eléctricos actuales, reteniendo al mismo tiempo la capacidad de liberar su energía hasta 10 veces más rápido, lo que supondría que un coche pueda ser “energizado” por completo mediante los supercondensadores de su carrocería.

Un avance que ayudará a otros campos

Los científicos que lideran este proyecto han indicado que estos supercondensadores aparte de para los coches eléctricos, también podrían ser muy útiles para los smartphones y tablets. De esta manera, colocando una capa en la parte trasera de un teléfono, este se podría cargar de una forma mucho más rápida que actualmente.

Vía: Noticias de la Ciencia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta