La semana pasada no dejaron de bombardearnos con la noticia de que ya se podía encontrar gasóleo a menos de un euro el litro en unas cuántas estaciones de servicio españolas. El motivo, la caida del precio del petróleo. El barril de petróleo puede encontrarse ya, en función del tipo de crudo, entre 40 y 44 euros. Está en mínimos del año. La caída es tremenda y el  jueves pasado el barril West Texas (referencia en EEUU) acumulaba una caída anual del 45% (45,19 dólares) y el Brent (el de referencia en Europa) hoy mismo bajaba de 45 dólares por primera vez desde 2009.

evolucion precio petroleo
Evolución del precio del barril West Texas descontando la inflación (precio de agosto de 2015 como referente). Fuente: Macrotrends

Las causas de este descenso del precio del petróleo son diversas. A pesar de que se trata de un bien no renovable, del que cada vez hay menos (se habla de reservas para 53 años) se produce una bajada del precio. En resumen podríamos decir que hay un exceso de oferta, o una caida de la demanda, de modo que al día se producen dos millones de barriles más de los necesarios. El motivo de este desajuste, que imaginamos trae de cabeza a muchos inversores y países, es diverso, ya que hay una combinación de factores técnicos, políticos y económicos.

Según los expertos, este exceso de oferta hará que el precio siga bajando a lo largo del año y algunos de ellos indican que podría caer por debajo de los 20 dólares, algo que no se ve desde 1999. Estos son los motivos que empujan el precio del petróleo hacia abajo:

1. Irán

Desde 2012, sobre Irán pendía una sanción de Estados Unidos por desarrollar proyectos nucleares… y occidente acabó por sacarlo del mercado del petróleo. Fue un movimiento que, unido en 2013 a las posibilidad de intervención en Siria (que finalmente no se produjo), pudo haber disparado la cotización del oro negro. Y es que, según todos los estudios en el país del Golfo Pérsico es el cuarto con mayores reservas probadas de crudo (el séptimo en producción, con una gran caida en la última década por estas sanciones).

Obama acabó firmando un pacto con el Irán, por el que aceptaba que los Estados Unidos supervisasen su programa nuclear, que será civil. Ahora pueden volver a inundar el mercado con su crudo… pero se encuentran con un precio alarmantemente bajo. Su problema es que no pueden hacer otra cosa, ya que del petróleo procede la mayor parte de sus ingresos por exportaciones, que han tenido paradas más de tres años.

2. OPEP

Tradicionalemente la OPEP, la Organización de Países Exportadores de Petróleo, ante un exceso de oferta que hacía bajar sus precios se reunían y acordaban “cerrar el grifo” para conseguir más ingresos produciendo menos.  Pero hoy en día sus miembros (seis de Oriente Medio, cuatro africanos y dos de América del Sur) no se ponen de acuerdo. Mientras a países como Venezuela o el propio Irán les conviene vender más caro para aumentar sus ingresos por exportaciones y mantener sus regímenes, Arabia Saudi y los Emiratos Árabes cuentan con un colchón de petrodólares suficiente como para mantener precios bajos e intentar acabar con el que ellos consideran principal enemigo a largo plazo… el fracking

3. Fracking

fracking

Con los precios altos comenzó a ser rentable una técnica diferente de la convencional para extraer gas y petróleo del subsuelo, el fracking, (ruptura de gas de esquisto), consiste en la perforación de un pozo vertical hasta unos 2.500 metros de profundidad, para luego girar… y perforar horizontalmente al suelo. Luego se inyecta agua a presión (mezclada con arena y productos químicos, lo que alarma a los ecologistas) para ampliar las fracturas en la roca que encierran los hidrocarburos (muy pequeñas) y favorecer así que salgan a la superficie.

Se trata de un método de producción muy caro, pero que en Estados Unidos comenzaron a ver viable con precios del petróleo superiores a los 100 dólares. Es así como adelantaron a Arabia Saudi como principales productores de petróleo, algo inaudito en décadas. En la OPEP esto no sentó nada bien, por lo que decidieron contraatacar bajando precios con el objetivo de que el fracking no fuese rentable y recobrar su fuerza geopolítica… pero en Norteamérica son cada vez más eficaces y pueden extraer petróleo de manera cada vez más barata y en mayor cantidad. Si hace un año producían 9 millones de barriles al día, hoy ya son 9,5 millones.

4. Rusia

Con la OPEP bombeando más y más petróleo para acabar con el fracking a base de precios bajos, lo que faltaba era que otro de los principales productores de materias primas energéticas se pusiese a imitarlos. Y así ha ocurrido.

Pero a Putin no le queda otra que mantener su producción alta para que las divisas sigan fluyendo hacia el país. Por más que le pese, pues ya ha manifestado que los precios bajos de la energía no son debidos al aumento de oferta, sino a una conspiracción occidental para, veladamente, sancionrles por invadir Ucrania. Si dejasen de enviar petróleo al mercado los precios subirían… pero no pueden hacerlo y ellos mismos ayudan a que se mantengan bajos. Pero no pueden hacer otra cosa. La pescadilla que se come la cola.

5. La caída de la demanda

Se entendería el aumento de producción en un mundo que precisa cada vez más energía… pero resulta que la situación actual es precisamente la contraria. Los países que hacían empujar más la demanda, los BRIC (Brasil, Rusia, India y China) tienen graves problemas económicos internos y su producto interior bruto está cayendo. El ejemplo más claro es China,  cuya actividad iondustrial ha bajado a niveles de 2009 este mes de agosto y las autoridades han devaluado el yuan para intentar mentener la competitividad y las exportaciones…

La falta de pujanza hace que consuman menos petróleo, justo en un mercado inundado de este producto. Y en el primer mundo, EE.UU. sí crece, pero en Europa las principales economías les cuesta despertar del letargo. Desde luego, un petróleo barato debería ayudar a renimar la economía…

Vía: CNN Expansion
Foto: cc Flickr Justin Vidamo 

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta