No, no le falta la tilde al título. Se refiere al Obispo de Roma, o como prefiere ser llamado “santo padre, sumo pontífice, romano pontífice, pontífice romano, vicario de Cristo, sucesor de Pedro y siervo de los siervos de Dios (es todo eso, en serio).

Queremos hablar de los vehículos que los máximos representantes de la Iglesia Católica han utilizado, de su precio, de qué modelos se trata, potencia…porque siempre son los coches de los futbolistas los que copan las noticias, pero no se habla de los que han usado Benedicto XVI o el actual Francisco para desplazarse, y eso que el papamóvil ha dado la vuelta al mundo. Quizá porque creemos que ir en un Jeep Wrangler con una cabina cubierta por un cristal blindado de seguridad, un asiento hidráulico y un equipo de guardaespaldas es económico.

Un pa-paseo por la historia

Hace más de 1.000 años, el papa solía desplazarse entre los fieles a lomos de hombres -para predicar con el ejemplo-, carruajes y automóviles, pero a medida que pasaba el tiempo y aumentaba la inseguridad, el diseño del transporte de Su Santidad ha ido evolucionando.

El primer coche oficial del Papa Pío XI fue un Mercedes Nürburg 460 en 1930. Contaba con un lujoso trono giratorio, pero no llegó a usarlo mucho a pesar de que además del trono, alcanzaba una velocidad de 100 km/h. Tras la Segunda Guerra Mundial, fue Juan XXIII el que estrenó su Mercedes 300 d, donado por la casa Mercedes. Por su parte, Juan XXIII pudo disfrutar del aire acondicionado en una versión especial del Mercedes 600 en 1965, sustiuído a su vez por varios Mercedes 300 SEL.

El Fiat Campagnola fue el coche maldito, pues en él Juan Pablo II sufrió un atentado al ser disparado en 1981, y fue donde la seguridad comenzó a prevalecer sobre el diseño. Durante la era de los viajes, Mercedes decidió adaptar un Mercedes Clase M mediante una cúpula fija y blindada como un tanque. También solía utilizar un Mercedes-Benz ML 430, cuyo valor estimado ronda los 400.000 euros, y era uno de sus preferidos.

Francisco I, en un alarde de cercanía a los fieles, optó por utilizar coches humildes como el Ford Focus o su Mercedes Clase M. Sin embargo el que actualmente utiliza es el Jeep Wrangler Unlimited Sport 4×4, que no es blindado a petición del Papa.

 

gráfico papamóvil

La lista de los coches -y autobuses- papales es amplia; lo cierto es que la mayoría de modelos no denotan austeridad. ¿Qué coche elegiría Dios para conducir?

Fuentes: El siglo de Torreón, Autobild
Imagen destacada: La Stampa.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta