El artístico desfile de coches “disfrazados” de Houston en Texas, el Art Parade, es uno de los más grandes del mundo y cuentan con más de 30 años de historia. Se trata de coches adornados al placer de sus dueños que circulan por la ciudad mientras turistas y demás curiosos se acercan y hacen fotos. En muchos casos, la idea de “coche” no se puede aplicar a algunos de ellos ya que se han modificado tanto sus características que podrían ser auténticos disfraces sobre ruedas.

El primer desfile fue el 14 de mayo de 1986 cuando 11 vehículos participaron en un pequeño desfile en el Boulevard Montrose, cerca del centro de la ciudad. Poco a poco, la popularidad de esta exhibición ha ido creciendo hasta contar con la asistencia de alrededor de 100.000 espectadores en el año 2004 a lo largo de la vía Allen Parkway y con 250 coches compitiendo para ser el coche más vistoso y original.

Coche tacón, el coche de Pedro Picapiedra o un coche lleno de frutas son algunos de los vehículos que se pueden observar en este evento. Nada que envidiar a los vehículos más raros conocidos como el que era también un  jacuzzi, el coche plátano o el que tenía una mesa de billar incluida.

La historia del desfile comienza con un artista llamado Jakie Harries. La empresa Kit and Carl Detering había donado un Ford de 1967 a la Fundación the Orange Show para ser subastado en su gala benéfica anual. De alguna forma, el vehículo llegó a manos del artista local Harries quien decidió transformarlo en una obra de arte andante con el presupuesto de 800 dólares de entonces.

Paralela a esta historia, Ann Harithas presentaba una exhibición llamada “Colisión” en la que mostraba dos coches convertidos en obras de arte también en el Centro de Arte Lawndale. Era normal que se sacaran a la calle a lucirse y cautivar al público y eso hicieron aunque de manera discreta. Dos años más tarde, en 1986 sería cuando Susana Demchak tendría la magnífica idea de organizar un “Road Show” en el que los coches antes mencionados circularían junto otros 9 más ante los ojos atónitos de 1.400 locales.

Un año más tarde de ese modesto desfile, en el Festival Internacional de Houston, se pide a la fundación Orange Show organizar un exitoso desfile de la Nueva Música. La organización accedió y movilizó 40 coches maquillados al cual más rocambolesco. De esta forma, se estableció un desfile anual que ha ido sumando adeptos cada año.

Ver galeria (8 fotos)

Fuente e imágenes: The Houston Art Car Parade

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta