La Dirección General de Tráfico (DGT) ha comenzado a analizar a través de radares instalados en la carreteras a que los vehículos que circulan por las mismas tengan contratado el seguro obligatorio de automóviles, una póliza exigida por la Ley sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de los vehículos a motor. El objetivo de este seguro es responder pecuniariamente a los daños materiales y físicos que derivan de un accidente.

Los automóviles que circulan sin seguro han ido aumentando a raíz de la crisis convirtiéndose en un problema más al que la DGT debe hacer frente pues son aproximadamente el 10% del parque de vehículos (calculado sobre los vehículos matriculados desde 1996). Hablamos de que hay 2 millones de vehículos sin seguro por las carreteras españolas.

Todos aquellos vehículos que sean “cazados” por el radar circulando sin seguro se enfrentarán a la inmovilización y depósito del vehículo. Además de sanciones económicas que van desde los 601 a los 3.005 euros. En función del tipo de vehículo las multas varían:

  • Ciclomotores: 1.000 euros.
  • Motocicletas: 1.250 euross
  • Turismos: 1.500 euros.
  • Autobuses y camiones: 2.800 euros.

De acuerdo con la ley, el 50% de lo recaudado debe ser entregado a el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS) para que este pueda seguir haciendo frente a las indemnizaciones de aquellos vehículos que no han sido asegurados.

accidente seguro coche

Aunque han anunciado el inicio de esta campaña, la DGT no ha especificado qué tipo de medidas va a usar para llevarla a cabo. Al tratarse una medida disuasoria el simple hecho de saber que puedes ser pillado con las manos en la masa debe ser suficiente para alejar de nuestra cabeza la idea de circular sin seguro. Eso si, la alta tecnología que ya está siendo utilizada para detectar a conductores que circulan sin cinturón de seguridad o con el teléfono móvil, puede ser de gran ayudar a la hora de identificar a estos infractores.

Ya en 2015, la DGT multó a un total de 50.000 vehículos que circulaban sin seguro, sin llevar a cabo ningún plan especial para detectarlos. Por lo que ahora que se han propuesto acabar con esta práctica sólo nos queda pensar a cuántos de esos 2 millones de vehículos conseguirán identificar por nuestras carreteras.

Los más de 2 millones de vehículos que circulan en estas condiciones no solo son un problema para la DGT. Como advierte María Seguí son el resto de ciudadanos los perjudicados ya que las responsabilidades de los conductores sin seguro recaen sobre ellos. De hecho, la prima del seguro obligatorio obliga a pagar un plus de 3,5 € destinado al CCS encargado de hacer frente a estas responsabilidades. Un gasto del que se podría prescindir si todos cumpliéramos con nuestros deberes.

Recuerda que circular sin seguro conlleva una serie de peligros que no merece la pena correr. Casos como el que te contamos hace tiempo, en el que un conductor murciano fue condenado a pagar 122.300 euros por arrollar a un ciclomotor sin tener el seguro. Ahora más que nunca, no te arriesgues a conducir sin el seguro obligatorio no sólo por ti, sino también por el resto de conductores y ciudadanos.

Fuente: DGT
Vía: Ecomotor

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta