No es ninguna fantasía. A principios de año, el gigante Google anunció que tenía planeado lanzar un servicio de transporte similar a la empresa que más ha dado que hablar este último año, la californiana Uber.coche_google2

Anteriormente, Google llegó a invertir en Uber y estudió la posibilidad de hacerse con la joven empresa. Sin embargo, Google ya no se muestra tan interesado en invertir en Uber y apuesta por crear un servicio propio. La novedad en el servicio del conocido buscador estaría, a diferencia de Uber, en el uso de taxis o coches autónomos.

Por su parte, Uber parece estar desarrollando también una flota de coches autónomos en unas instalaciones de EE. UU. Para ello, la empresa tecnológica de transporte con sede en San Francisco, ha contratado los servicios de más de 50 expertos en robótica.

Ante la posibilidad de un servicio similar de taxis autónomos de Google, la start up se muestra muy preocupada ante la posibilidad de tener un nuevo competidor como Google compartiendo escenario. A esto hay que sumarle las dificultades legales por las que atraviesa Uber en varios países como España.

Uber

Más preocupados que Uber por competir con Google, estará el gremio de taxistas que ven el principio de su fin más cerca. A pesar de competir entre ellos en un futuro cercano, tanto Google como Uber coinciden en eliminar el mismo componente: el conductor.

Hasta que veamos estos dos servicios en activo no sabemos cuánto tiempo llevará materializar esta nueva forma de transporte. Se avecina la extinción de los conductores en el transporte aunque lo importante de todo es diseñar taxis autónomos viables y seguros.

Imaginándose esta servicio operativo para el 2030, esta flota de taxis sin conductores, lo más seguros eléctricos, podrían generar muchas menos de emisiones por cada kilómetro recorrido respecto al coche convencional que circula en la actualidad.

Según el número de unidades de taxis autónomos que existan en el futuro, las emisiones totales podrían sufrir una bajada espectacular. A día de hoy, el transporte supone más del 10% de las emisión de gases de efecto invernadero a nivel global. Una investigación, llevada a cabo por el laboratorio Nacional Lawrence Berkeley de California, indica que los taxis autónomos podrían llegar a producir hasta un 94% menos de emisiones por cada kilómetro recorrido.

Este porcentaje podría variar dependiendo de las emisiones generadas por la producción de electricidad y el diseño de estos futuros taxis autónomos que serán más compactos y más eficientes. Por otro lado, la investigación subraya la bajada de emisiones de gases de efecto invernadero con los taxis autónomos y un mayor aumento de este tipo de coche autónomo y eléctrico. Capaz de reducir entre un 2% y un 4% anualmente el consumo de gasolina en los próximos años.

Coches emisiones

Sin embargo, otros investigadores quieren ser más cautelosos con el sistema que se establezca en un escenario donde coches de diferentes tamaños competirán entre sí orientados al confort y a la productividad. Otro punto a tener en cuenta será el posible aumento del consumo de energía hasta cinco veces más de lo que contemplan otros estudios.

Lo que si comparten todos los investigadores es el beneficio que supondrá este tipo de transporte para reducir las emisiones globales aunque todavía queda mucho para saber el porcentaje aproximado de la demanda de los coches o taxis autónomos cuando ya no haga falta prestar atención a la carretera.

Fuente: MIT, Gizmodo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta