Los almendrones, como en Cuba llaman a los Chevrolet, Dodge, Ford, Oldsmobile o Mercury norteamericanos de los años cincuenta, son una metáfora automovilística de la sociedad criolla. Los autos que por fuera parecen inmunes al paso del tiempo poco conservan de su interior original. Es una de la parte más visible del embargo que Estados Unidos impuso a Cuba en 1960 pero también un ejemplo de la mecánica cubana, basada en el ingenio ante la escasez.

La mayoría de estos coches tienen hoy en día motores diésel, con un consumo infinitamente menor, comprados de segunda mano. Nada que ver con los arreglos que tenían que hacer décadas atrás utilizando piezas de cualquier aparato electrodoméstico, la lavadora o el frigorífico, cualquiera valía. Gracias al mercado de segunda mano (y la silenciosa flexibilización gubernamental) estas reliquias se pasean por La Habana y el resto de la isla, como sus habitantes, como si permanecieran inalterables al paso del tiempo.

taxi_habanaMuchos son utilizados como transporte privado, pero lo cierto es que es el parque de taxis lo que los hacen más reconocibles y únicos en todo el mundo. Son el orgullo de sus dueños, que los conservan con mimo y dedicación. Y son la atracción favorita de los turistas, fascinados por el deje vintage de la isla.

A diferencia de otras ciudades del mundo, como Nueva York o Barcelona, donde los taxis son fácilmente reconocibles por el color de la pintura, los taxis cubanos son de diversos colores variopintos. No son de la misma compañía, ni tan siquiera de la misma década. El fotógrafo Thomas Meinicke ha creado esta serie que nos muestra precisamente esa variedad y, al mismo tiempo, parecidos del parque automovilístico isleño. Dicen que en La Cuba sus propietarios aman personalizarlos, que nunca sabes lo que te vas a encontrar en su interior y que cada ejemplar es único.

Galería de fotos: Thomas Meinicke

Ver galeria (15 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta