Louis Alexandre Chiron nació un 3 de agosto de 1899 en Mónaco. Hijo de un maitre de hotel, en sus primeros años ya comenzó a interesarse por el mundo del automóvil y el lujo que rodeaba a la sociedad monegasca. Aunque un infortunio le mantuvo alejado de su pasión, la Primera Guerra Mundial estallaba en 1914 y Chiron era reclutado por el ejército francés debido a su doble nacionalidad. Durante la guerra ejerció labores de chófer llevando a personalidades como Ferdinand Foch o Philippe Pétain.

Cuando termina la guerra vuelve a su Mónaco natal y comienzan a llegarle las oportunidades. Se dedica a la venta de coches y empieza a soñar con la competición, aunque no tenía dinero suficiente como para aventurarse en este mundo. Sacaba algunos ingresos extra como compañero de baile profesional en el Hotel de París en Monte-Carlo y así conoció a algunas mujeres de la alta sociedad. Se dice que gracias a alguna de sus benefactoras pudo iniciarse en la competición.

Comienza con algunas carreras locales, pero pronto empieza a despuntar y sus actuaciones con el Bugatti Type 35 llaman la atención del equipo regentado por el propio Ettore Bugatti. Al unirse al equipo, Chiron empieza a lograr victorias importantes entre 1928 y 1930, ganando los Grand Prix de Italia, España, Alemania o Bélgica (algunos en varias ocasiones). En 1931 llega uno de sus mayores hitos al ganar el Gran Premio de Mónaco, convirtiéndose en la primera y única persona que lo ha ganado en casa.

Louis Chiron siguió haciendo lo que mejor se le daba y ganando carreras, pero en 1933 se une al renombrado piloto Rudolf Caracciola y ambos fundan la Scuderia CC. Compiten esa misma temporada con los Alfa Romeo Monza hasta que un accidente de Caracciola hace que se compliquen las cosas. Chiron pasaría posteriormente a la Scuderia Ferrari, donde corre con varios Alfa Romeo y sigue engrosando su palmarés. En 1934 ante un gran dominio de Mercedes y Auto Union, Chiron consigue una de sus mejores victorias en el Gran Premio de Francia con un coche inferior.

Caracciola estaba por aquel entonces en Mercedes y, ante su insistencia, el equipo alemán contrata a Chiron en 1936. La temporada termina siendo un fiasco y prescinden de él al final. Tras hacer unas pruebas con Auto Union, Chiron se retira momentáneamente y estalla la Segunda Guerra Mundial en 1939. Después de la guerra Louis Chiron tiene ya 47 años y apenas le queda nada, pero su amor por la competición y su afán de superación siguen intactos.

Esto le lleva a volver a subirse a un monoplaza, un Talbot Lago con el que consigue alguna victoria. En 1948 ocurre un acontecimiento que deja marcado al piloto monegasco, su amigo Achille Varzi fallece en un accidente en el Gran Premio de Suiza. A partir de ahí su carrera se estanca un poco y en 1949 llega una de las polémicas más grandes de su vida. Chiron acusa directamente a la piloto Hellé Nice de ser una espía de la Gestapo. Este incidente acaba con la carrera de Nice, que muere años después sumida en la pobreza.

Recientemente ha dado nombre al último modelo de Bugatti

Chiron ya está entrado en años cuando en 1950 nace una nueva competición que recibe el nombre de Fórmula 1 y que se mantiene en la actualidad. El incombustible piloto sigue compitiendo con un Maserati y ese año en el GP de Mónaco consigue un tercer puesto por detrás de Fangio y Ascari. Posteriormente sigue varias temporadas pasando desapercibido y en 1955 se convierte en el piloto más longevo (55 años) en terminar un Gran Premio de Fórmula 1, en sexta posición con un Lancia D50.

Después de eso siguió vinculado a otras competiciones e incluso intentó volver a la Fórmula 1 en 1958, aunque no consiguió clasificarse para ninguna carrera. Cuando se retiró a los 60 años siguió ligado a este mundo como organizador del Gran Premio de Mónaco hasta el momento de su muerte en 1979. Su legado todavía permanece gracias a que el trazado de su ciudad tiene una curva con su nombre y un busto del piloto.

Para hacernos una idea de la importancia y el buen recuerdo que le guardan en Bugatti solamente tenemos que mirar al último modelo que han presentado. El Bugatti Chiron toma su nombre en honor al piloto monegasco, algo que han agradecido sus descendientes. El superdeportivo es uno de los vehículos más impresionantes en la actualidad con su motor W16 quad-turbo de 8.0 litros, que desarrolla 1.500 CV y 1.500 Nm de par.

Fuente – CAR Magazine / Wikipedia 

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta