Nacido el 4 de agosto de 1858, en Elyria, Ohio, Lovett Garford comenzó su andadura en el mundo de la automoción con un invento que buscaba la comodidad de los usuarios de bicicletas, inventó el sillín acolchado. La gran acogida que tuvo este invento entre los propietarios de doloridas posaderas permitió a Garford amasar la suficiente fortuna como para crear su propia compañía al que puso el nombre de su invento, el Garford Saddle, y llamó American Saddle Company.

Depués de vender un millón de sillines en los primeros años, el inventor, industrial y político había tocado techo en el mundo de la bicicleta por lo que decidió pasarse a la producción de automóviles y, en 1893, fundó la compañía Automobile and Cycle Parts (de partes de automóvil y bicicletas, es su traducción literal).

Años más tarde, la compañía cambiaría el nombre a compañía Federal de Manufacturación hasta que acabo finalmente con el nombre de su fundador pasándose a llamar Garford Company, en la galería de imágenes se puede observar cómo eran las fábricas por dentro. Sus coches, mantuvieron el estilo característicos de los primeros vehículos del siglo XIX, tal y como se observa en las imágenes. Este coche en particular corría con el número 31 en el Glidden Tour de 1908.

En aquel tiempo, los Glidden Tours eran eventos para promocionar los automóviles durante lo que se denomina en Estados Unidos como la era de cobre de la automoción, llamada así por ser el material más utilizado y visible en la fabricación de los coches y que compre los años desde 1896 hasta 1915.

Los eventos estaban organizados por la Asociación Americana de Automóviles (AAA) y consistían en una carrera a lo largo y ancho del país normalmente por carreteras sin asfaltar y que daban como resultado muchas ruedas pinchadas y averías en los coches participantes. La AAA utilizaba estos eventos para visibilizar las dificultades de movilidad de los ciudadanos conductores, además de promocionar el uso de este transporte tan entretenido para muchos.

A su muerte en 1933 a la edad de 74 años, Garford se había ganado una buena reputación como hombre de negocios que también ayudó al crecimiento de su ciudad natal, Elyria. Dejando un modesto pero bien formado imperio de empresas dedicadas a la automoción que marcarían el futuro de los vehículos en el país.

Fuente: Wikipedia
Imágenes: Biblioteca Pública de Detroit, Invest Elyria
Galería de imágenes:

Ver galeria (10 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta